This content is not available in your region

España | La Desbandá, 85 años de la masacre olvidada de la carretera Málaga-Almería

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP
Imágenes de archivo, Febrero 1937, Málaga, España
Imágenes de archivo, Febrero 1937, Málaga, España   -   Derechos de autor  AP / BRITISH MOVIETONE   -  

La Desbandada y la memoria de los que aún llevan cicatrices de guerra.

Este año se cumplen 85 años de la masacre de la carretera Málaga-Almería, uno de los más trágicos sucesos de la Guerra Civil Española, y uno que por mucho tiempo permaneció olvidado.

"Hay muchas incógnitas sobre este suceso, porque 85 años después no sabemos la dimensión real del crimen, no sabemos cuántas personas salieron realmente, no sabemos cuántas personas murieron, no sabemos dónde están las fosas donde fueron enterradas las víctimas, y no se rescató ni un solo resto de ellas. 85 años después no hay ningún interés por parte del gobierno en descubrir la verdad sobre el suceso más cruel que tuvo lugar durante la guerra española en Andalucía", explicó Fernando Alcalde, Investigador de las fosas comunes de la casacre de la carretera Málaga-Almería

"Retornos de la Desbandá"

A través de una recopilación de fotografías, en el Centro de Exposiciones de Benalmádena, la exposición "Retornos de la Desbandá", recuerda el crimen, pero también ilustra y mantiene viva su memoria.

La exposición ofrece un nuevo ángulo gracias a la interpretación creativa: con fotografías, pero también pintura, escultura y poesía, tanto de la época como de hoy en día. Un retorno al dolor de la tragedia con reproducciones y originales de una treintena de autores, entre otros: Picasso, Carreño, Helios Gómez, Lamberet, Garvayo, Alberti, Prados, Vallejo, Saramago y Neruda.

"Doscientos kilómetros de miseria"

En 1937, España se encontraba en medio de una amarga Guerra Civil entre los nacionalistas de derecha de Franco, y los republicanos de izquierda de la Segunda República.

Fue el 8 de febrero que la ciudad de Málaga cayó en manos de los sublevados nacionalistas, que, respaldados por la intervención extranjera de Mussolini y Hitler, ganaron la guerra civil en 1939, estableciendo a Franco como dictador que gobernaría España hasta su muerte en 1975.

Se calcula que unos 100.000 civiles intentaron evacuar la ciudad asediada a través de la carretera costera N-340, que conectaba Málaga con la ciudad de Almería.

Los extranjeros Norman Bethune, Hazen Sise y Thomas Worsley ayudaron a los que huían por la carretera. Formaban parte del Servicio Canadiense de Transfusión de Sangre, una unidad sanitaria dedicada a llevar sangre a los frentes de batalla durante la Guerra Civil española. Bethune relató su experiencia en El crimen de la carretera Málaga-Almería, describiendola como "doscientos kilómetros de miseria".

Bajo el bombardeo de aviones alemanes nazis, y los disparos de los barcos italianos desde el mar hacia la carretera, fueron pocos los que sobrevivieron la huida de 200 kilómetros para hoy contar la historia.

José Alarcón, que ahora tiene 91 años, tenía sólo cinco cuando su familia huyó de la pequeña ciudad andaluza de Benamargosa, cerca de Málaga, donde su padre fue el primer alcalde comunista.

Ochenta y cinco años después sus recuerdos son vagos, pero recuerda el terror que sintió en el caos de la guerra.

Los recuerdos son horribles, recuerdo que íbamos caminando, de repente los cañonazos se sentían cada vez más cerca por un lado y por el otro, cerca de Almería, porque no sabíamos ni a dónde íbamos siquiera, lo único es que el miedo nos llevaba hasta allí....Venían por allí, venían por aquí... que si venían matando de Granada para acá... era un caos.
José Alarcón
Sobreviviente de la masacre de la carretera Málaga-Almería

Incluso 85 años después, este éxodo sigue siendo un tema tabú en las familias andaluzas. Los archivos se han borrado, las víctimas están desaparecidas, y las tumbas siguen sin ser señaladas. Ahora monumentos y relatos son lo único que queda para recordar uno de los muchos horrores de la Guerra Civil Española.