Las grandes petroleras quieren impedir las restricciones al plástico en el pacto de la ONU

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las grandes petroleras quieren impedir las restricciones al plástico en el pacto de la ONU
Las grandes petroleras quieren impedir las restricciones al plástico en el pacto de la ONU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  

<div> <p>Por John Geddie, Valerie Volcovici y Joe Brock</p> <p>18 feb – Los estados miembros de las Naciones Unidas se reunirán este mes en Nairobi para redactar el borrador de un tratado mundial sobre los plásticos, un acuerdo que podría llevar a los países a acordar por primera vez la reducción de la cantidad de plásticos de un solo uso.</p> <p>Se está promoviendo como el pacto medioambiental más importante desde el Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático.</p> <p>La explosión mundial de plásticos desechables, que se fabrican con petróleo y gas, está aumentando las emisiones de carbono, deteriorando los océanos del mundo, dañando la vida silvestre y contaminando la cadena alimentaria. Más de 50 países, incluidos los 27 miembros de la Unión Europea, piden que el pacto incluya medidas contra la producción de plástico.</p> <p>Esto es un problema para las grandes empresas petroleras y químicas, en un momento en que se prevé que la industria duplique la producción de plástico en todo el mundo en dos décadas.</p> <p>Públicamente, los grupos de la industria del plástico que representan a empresas como ExxonMobil Corp, Royal Dutch Shell Plc y Dow Inc, han expresado su apoyo a un acuerdo global para hacer frente a estos desechos.</p> <p>Sin embargo, tras bastidores, las organizaciones empresariales están diseñando estrategias para persuadir a los participantes en la conferencia de que rechacen cualquier acuerdo que limite la fabricación de plásticos, según correos electrónicos y presentaciones de empresas vistas por Reuters, así como entrevistas con una docena de funcionarios que participan en las negociaciones.</p> <p>A la cabeza de este esfuerzo está el American Chemistry Council (<span class="caps">ACC</span>), un poderoso grupo de empresas petroleras y químicas que tiene su sede en Washington, Estados Unidos. El <span class="caps">ACC</span> está tratando de forjar una coalición de grandes empresas para ayudar a orientar las discusiones del tratado lejos de las restricciones a la producción, según un correo electrónico del 21 de octubre enviado por el grupo a una lista de destinatarios con copia oculta. </p> <p>Reuters recibió una copia de ese correo electrónico de un empleado de una empresa de bienes de consumo que pidió el anonimato.</p> <p>El <span class="caps">ACC</span> ha bautizado la alianza propuesta como “Business for Plastic Pollution Action” (Empresas por la acción contra la contaminación por plásticos), según el correo electrónico, que pedía a las empresas que “cambiaran el debate” centrando la atención de los gobiernos en los beneficios del plástico. El grupo tenía previsto celebrar reuniones mensuales y compartir recomendaciones políticas con los gobiernos, según el correo electrónico.</p> <p>La <span class="caps">ACC</span> no respondió a las preguntas de Reuters sobre el correo electrónico o la coalición empresarial propuesta.</p> <p>El plástico está integrado en la vida moderna y es indispensable para sectores como el automovilístico. La industria del plástico se ha apresurado a citar estas aplicaciones para defender la producción sin restricciones.</p> <p>Pero son los plásticos desechables, como los envases de alimentos, las bolsas de supermercado y los paquetes de reparto, los que constituyen el principal objetivo de la conferencia de la <span class="caps">ONU</span>. El plástico de un solo uso representa alrededor del 40% de toda la producción, según un estudio histórico de 2017 https://www.science.org/doi/10.1126/sciadv.1700782 publicado en la revista Science Advances.</p> <p>La <span class="caps">ACC</span> ha defendido durante mucho tiempo que los plásticos desechables son mejores para el planeta que alternativas como el vidrio y el cartón, que son más pesados y requieren más combustible fósil para su transporte. Algunos científicos del clima dicen que ese análisis está equivocado porque no tiene en cuenta el enorme costo social que supone gestionar la basura de plástico, que es difícil de reciclar, se degrada lentamente y es cara de recoger, enterrar y quemar.</p> <p><span class="caps">PRESIONAR</span></p> <p>Mientras tanto, la <span class="caps">ACC</span> y su par en Bruselas, Plastics Europe, se han reunido en privado con funcionarios antes de las conversaciones para promover su caso, según la correspondencia obtenida por Reuters a través de solicitudes de libertad de información y entrevistas con cuatro personas involucradas en las conversaciones.</p> <p>El año pasado, el <span class="caps">ACC</span> celebró una reunión informativa telefónica en la que ofreció a los funcionarios estadounidenses su propia visión de cómo debería ser el tratado de Nairobi, según una invitación enviada por correo electrónico el 3 de marzo a la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (<span class="caps">EPA</span>) y obtenida por Reuters.</p> <p>Los documentos adjuntos a esa invitación describen la oposición de la <span class="caps">ACC</span> a los posibles límites de producción de plástico. Entre sus afirmaciones: que la desigualdad mundial empeoraría debido al aumento del desperdicio de alimentos y al menor acceso al agua potable en el mundo en desarrollo si se promulgan las restricciones. Las grandes marcas de consumo han utilizado envases de plástico de un solo uso para vender productos básicos en los países pobres, una medida que ha aumentado sus ingresos pero ha provocado una contaminación generalizada de residuos.</p> <p>La <span class="caps">ACC</span> informó a la <span class="caps">EPA</span> en dos ocasiones el año pasado sobre su opinión acerca del plástico, una en marzo y otra en julio, dijo la agencia a Reuters.</p> <p>No es inusual que las industrias interactúen con las agencias gubernamentales. Sin embargo, la <span class="caps">ACC</span> ha mantenido contactos regulares con la <span class="caps">EPA</span> y el Departamento de Estado de Estados Unidos, expresando su oposición a los esfuerzos nacionales e internacionales para restringir el uso del plástico, según la correspondencia a la que ha tenido acceso Reuters a través de solicitudes de libertad de información.</p> <p>Mientras tanto, con la pandemia de coronavirus como telón de fondo, Plastics Europe cita la salud pública como una razón para que los delegados de la <span class="caps">ONU</span> se mantengan alejados de los límites de producción o de las prohibiciones de los plásticos de un solo uso. En una presentación enviada el 16 de diciembre a los funcionarios de la Unión Europea y vista por Reuters, el grupo comercial dijo que cualquier restricción de este tipo podría tener “consecuencias no deseadas” dada la alta demanda de máscaras, guantes y botellas de agua desechables.</p> <p>Plastics Europe no respondió a las preguntas sobre su presentación o sus esfuerzos de presión. El grupo “está muy preocupado por la introducción de nuevas restricciones obligatorias”, dijo su directora general, Virginia Janssens, en un correo electrónico.</p> <p>Los fabricantes de plásticos quieren que los delegados de la <span class="caps">ONU</span> se centren, en cambio, en la recogida de residuos, el reciclaje y las incipientes tecnologías de conversión de residuos en combustible, áreas que no afectan a sus negocios, según documentos revisados por Reuters y entrevistas con cuatro personas implicadas en las conversaciones con la industria.</p> <p>“Una solución mejor es abordar las fugas de plástico en el medio ambiente”, dijo a Reuters Stewart Harris, director senior de política de plásticos de la <span class="caps">ACC</span>, en una declaración enviada por correo electrónico.</p> <p>Este enfoque ha tenido poco éxito. Solo el 9% de todo el plástico que se ha producido se ha reciclado, y el resto se ha incinerado, se ha arrojado a los vertederos o se ha dejado que contamine el medio ambiente, según el estudio de 2017 publicado en Science Advances.</p> <p>Una serie de investigaciones de Reuters del año pasado reveló que algunos de los propios proyectos de reciclaje recientes de la industria del plástico han tenido poco impacto o se han cerrado.</p> <p>LA <span class="caps">GENTE</span> ESTÁ <span class="caps">MIRANDO</span></p> <p>Está previsto que más de 100 países asistan a la cumbre de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (<span class="caps">UNEA</span>) <del>en persona o de forma virtual</del> para acordar el marco de un plan global para hacer frente a la contaminación por plástico. Es probable que se necesiten al menos dos años más para ultimar un tratado, pero lo que se acuerde en la conferencia, que se celebrará del 28 de febrero al 2 de marzo, determinará los elementos clave de cualquier acuerdo.</p> <p>Conseguir que los países se comprometan a poner límites vinculantes a la producción y empleo de plásticos de un solo uso es esencial para que el tratado tenga algún efecto, dicen sus defensores.</p> <p>“Los esfuerzos voluntarios han fracasado estrepitosamente”, afirma Trisia Farrelly, investigadora de plásticos de la Universidad Massey de Nueva Zelanda y consultora de la <span class="caps">UNEA</span>. “Necesitamos objetivos medibles y con plazos”.</p> <p>El mes pasado, en un movimiento sorprendente, algunos de los mayores clientes de la industria del plástico, como The Coca-Cola Company y PepsiCo Inc, dijeron por primera vez que querían un tratado que frene la producción futura de plástico.</p> <p>El público también está de acuerdo, según una encuesta de <span class="caps">IPSOS</span> de 2019 https://www.ipsos.com/sites/default/files/ct/news/documents/2019-12/hidden_plastic_charts_v1_draft4.pdf. Más del 70% de las personas encuestadas dijeron que los envases de plástico de un solo uso deberían prohibirse, según esa encuesta realizada a 19.515 adultos de 28 países.</p> <p>“La gente está pendiente de lo que hacemos y espera resultados”, dijo Steven Guilbeault, ministro de Medio Ambiente de Canadá, que junto con Ghana facilita las conversaciones sobre el tratado en Nairobi.</p> <p>Muchos de esos ojos estarán puestos en Estados Unidos. El presidente demócrata Joe Biden ha tratado de reconstruir la credibilidad ambiental de Estados Unidos, pasos que han incluido la reincorporación al Acuerdo de París el año pasado. A principios de este mes, Estados Unidos se unió a Francia para pedir un acuerdo mundial sobre los residuos plásticos que reconozca “la importancia de frenarlos en su origen”.</p> <p>Aun así, el gobierno de Biden no se ha comprometido públicamente a frenar la producción ni a prohibir los artículos de un solo uso. Estados Unidos genera más residuos de plástico por persona que cualquier otro país, y es la sede de algunos de los mayores fabricantes de polímeros de plástico del mundo.</p> <p>En una entrevista con Reuters, la subsecretaria del Departamento de Estado, Mónica Medina, la funcionaria que encabeza la delegación estadounidense en Nairobi, se negó a declarar si apoyarían o se opondrían a las restricciones de producción, ni quiso dar detalles sobre los objetivos de Estados Unidos para el tratado.</p> <p>“Estamos pensando en esto en términos de ser tan innovadores como sea posible y no tener un enfoque prescriptivo y de arriba hacia abajo”, dijo Medina.</p> <p/> </div>