This content is not available in your region

Criptomonedas: ¿el refugio de Rusia frente a las sanciones económicas?

Access to the comments Comentarios
Por Laura Llach
La devaluación del rublo es uno de los motivos por los que los rusos podrían estar entrando en el mercado cripto
La devaluación del rublo es uno de los motivos por los que los rusos podrían estar entrando en el mercado cripto   -   Derechos de autor  Unsplash   -  

Esta semana saltaron todas las alarmas. En solo 24 horas, los cambios entre la moneda rusa y las criptodivisas rozaron los 3.000 millones de rublos, unos 30 millones de dólares. Un volumen de transacciones disparado a máximos, según el proveedor de datos de mercados digitales, Kaiko.

Estas cifras han puesto en alerta tanto a la Unión Europea, como a la administración Biden, que en un llamamiento a los exchanges de criptomonedas pedía que se asegurasen de que no son una vía de escape para la economía rusa. El objetivo es seguir estrechando el cerco sobre Rusia y sus oligarcas.

Las sanciones, impuestas por Occidente y provocadas por la invasión de Ucrania, están ahogando un mercado que, en tan solo una semana, ha visto cómo su moneda se desplomaba y su deuda pública obtenía la calificación de bono basura.

Ante esta situación, los rusos podrían haber encontrado en las criptomonedas un refugio para mitigar el impacto de las sanciones. Las últimas que se aplicaron al país fueron en 2014, tras la anexión de Crimea, y aunque fueron menos duras, tuvieron un impacto enorme en la economía rusa. El precio que pagó el país fueron 50 mil millones de dólares al año, según los expertos.

Mucho ha llovido desde entonces y Rusia podría haber aprendido la lección.

¿Por qué las criptodivisas?

A la hora de aplicar las sanciones económicas, los bancos juegan un papel fundamental, son los ojos que todo lo ven. Ellos son los encargados de vigilar de dónde proviene el dinero, cada transferencia que se hace, y reportar a las autoridades en el caso de que haya algo sospechoso. Pero el estallido de las criptomonedas les ha cegado.

Este mercado tiene dos características que complican la tarea de los sancionadores: es descentralizado y completamente anónimo. “No responde a ningún ente superior, por eso, es independiente de cualquier acción que puedan llevar a cabo los bancos centrales y no hay nadie que supervise las transferencias”, señala Darío García, analista financiero de XTB.

Además, el anonimato es un pilar fundamental del mercado cripto, lo que permitiría que los ciudadanos y empresas rusas protejan, tanto su patrimonio como su capital, de las sanciones.

Cuenta el experto de XTB que en blockchain no existen parámetros para categorizar quién es el propietario de esas cuentas, ni dónde reside. La única información que se almacena es al crear un wallet, donde hay que vincular una cuenta de un banco fiduciario, aunque los datos que recoge son puramente estadísticos.

¿Las criptomonedas como solución?

Para Santiago Carbó, director de Estudios Financieros de Funcas, Rusia tiene que responder a las sanciones y eso pasa por redireccionar sus pagos a otras plataformas como la china, aunque esto lleva su tiempo.

“A corto plazo, las criptomonedas son una solución muy lógica, pero hasta qué punto pueden resolver el problema”, comenta el experto de Funcas. “Podemos ver un tirón ahora mismo de estas divisas, que puede ayudar a aliviar en parte, pero no va a eliminar todos los perjuicios que han generado las sanciones económicas”, añade.

Ambos expertos coinciden en que hay que diferenciar entre el sector público y privado en Rusia. Afirman que las criptomonedas se están utilizando más en el sector privado, es decir, para que empresas y ciudadanos protrejan su patrimonio, que para que lo haga el Gobierno ruso.

“Como posibilidad, es posible que el Gobierno lo esté utilizando, pero como probabilidad, o se está haciendo muy paulatinamente o todavía no han entrado directamente, ya que las compras y el precio del bitcoin se habría disparado”, señala Darío García.

Según comenta el experto de XTB, si las criptomonedas hubiesen existido hace 100 años, con la Primera Guerra Mundial, los países se habrían empobrecido igual, ya que la gestión pública utiliza dinero fiduciario, pero las empresas y los ciudadanos podrían haberse protegido a través de las criptodivisas.

En el mercado actual, las divisas más importantes, entre ellas el Bitcoin y Ethereum, tienen cruce como cualquier cambio de divisa, con lo cual, podrían convertirse en dólares y euros. “Esto permite a oligarcas rusos, o cualquier ciudadano, comprar bitcoins en rublos y luego dentro de la blockchain vender esos bitcoins por dólares para protegerse respecto a la devaluación del 30% que ha sufrido el rublo”, sostiene García.

Caída libre del rublo

Esta devaluación de la moneda rusa sería uno de los principales motivos por el que los rusos podrían estar acudiendo al mercado cripto. “Les está perjudicando. Acuden a la blockchain no para ganar dinero, sino para no perder el 30% de su patrimonio”, añade el analista.

Aunque este tipo de operaciones implica mucha exposición. “Convertir a criptomonedas tu patrimonio es una operación con muchos riesgos de valoración, porque este tipo de divisas tienen una volatilidad brutal”, afirma Santiago Carbó.

Además, el director de Estudios Financieros de Funcas, sostiene que, a pesar de que los oligarcas cuenten con recursos y posibilidades suficientes para realizar operaciones a través de estas plataformas, es una transacción que tiene sus límites. “Para empezar, no puede llamar la atención, tiene riesgos de valoración en el medio plazo y sacar el dinero a la economía habitual requeriría una contribución fiscal”, señala.

El punto de mira

Por el momento, la regulación de las criptomonedas en Rusia parece estar en camino y este tipo de operaciones ha captado el interés de los gobiernos occidentales. Estados Unidos ha sido el primero en dar la voz de alarma esta semana, apelando al mercado cripto para que vigilase estos movimientos por parte de Rusia, y la Unión Europea no ha tardado en aplicar las primeras medidas en esta línea.

La situación ha puesto el foco sobre este tipo de divisas y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha instado a la regulación de las criptomonedas. Una opción que parece poco probable a corto plazo.

“El gran valor de las criptodivisas no es tanto el beneficio o el precio que puedan tener en un futuro, sino la seguridad económica que supone la descentralización”, cuenta el analista de XTB. “Es uno de los mayores atractivos, no solo proteger tu patrimonio de las sanciones que afectan directamente a tu país, e indirectamente a ti por residir en él, sino poder desplazarte sin perder un céntimo de tu patrimonio”, añade.

Un estatus que podría verse amenazado por la intervención de los gobiernos. “Con la beligerancia que están mostrando los países occidentales, si detectan movimiento por parte de Rusia ahí, van a ir a por ellas. No se van a quedar de brazos cruzados”, zanja Carbó.