This content is not available in your region

Los precios del combustible y los alimentos espolean la inflación en Latinoamérica

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
Un taxista llena el depósito de combutible en Panamá
Un taxista llena el depósito de combutible en Panamá   -   Derechos de autor  AFP   -  

La onda expansiva de la guerra en Ucrania golpea a Latinoamérica, espoleando la elevada inflación que soportan algunas de las económicas de la región y disparando los precios de combustibles y alimentos de forma generalizada.

En Argentina, los automovilistas observan con inquietud cómo suben las cifras en el dispensador de gasolina a medida que llenan el depósito. "Sí, afecta, obviamente, porque no paran de aumentar", dice un hombre. 

El problema es que para los argentinos llueve sobre mojado, pues la inflación se ha convertido en un problema endémico. El año pasado fue superior al 50 %.

"Hace dos años o tres atrás, un kilo de asado valía 150 pesos, ahora vale 800 pesos. Antes con un billete de mil pesos te llevabas para toda la semana, ahora no", resume el carnicero Óscar Morinico. 

La situación es insoportable. Todo ha aumentado
Sindicalista y empleada pública brasileña

En Brasil, la tasa de inflación registrada en febrero fue la más alta de los últimos siete años. En términos anuales, supera el 10 %, exacerbada por los precios de los combustibles.

"La situación económica en Brasil, es insoportable, todo ha aumentado: la gasolina, los alimentos, la carne, los medicamentos, el transporte", dice una sindicalista y empleada del sector público, que reclama un reajuste salarial.

Mucho más al norte, en Panamá, la misma preocupación, sobre todo, cuando el entrevistado es un taxista. 

"Nosotros sabemos que es una problemática global, pero igual nos está aceptado, más a los que estamos en este negocio del vehículo. Yo gastaba alrededor de 30 dólares de combustible por día. Hoy día estoy gastando casi 40 dólares por día", dice el taxista Jorge Arzaus. 

Colombia, cuarta economía regional, podría ser uno de los pocos beneficiados por la crisis, por su producción de petróleo, que supone el 40 % del total de sus exportaciones.

La subida de los precios de los granos no basta

También suben los precios de los granos, algo que en principio debería ser positivo para los grandes productores latinoamericanos, como Argentina, líder mundial en el sector de la soja, o Brasil. Sin embargo, el efecto favorable se ve reducido por el aumento paralelo de los fertilizantes, las materias primas y los insumos que necesitan en la producción agrícola.