This content is not available in your region

An´alisis | Polonia, el mejor amigo de Ucrania en la UE y el más duro defensor de las sanciones

Access to the comments Comentarios
Por Beatriz Beiras
Beatriz Beiras, Euronews / Mateuzs Morawiecki, Primer Ministro de Polonia
Beatriz Beiras, Euronews / Mateuzs Morawiecki, Primer Ministro de Polonia   -   Derechos de autor  Euronews / AFP   -  

'Unidos en la diversidad', así reza el lema de la Unión Europea. Un propósito puesto a prueba constantemente, y hoy más que nunca con la guerra en Ucrania.

Al contrario de lo que se podía suponer la Unión Europea se ha mantenido unida ante semejante desafío pero eso no quiere decir que no haya diferencias entre sus miembros. Polonia ha sobresalido del lote en esta crisis, forzada por su posición geográfica y la combatividad de su Gobierno frente a Rusia.

La oferta de los Mig-29

El 8 de marzo Polonia sorprendió a sus socios europeos y de la OTAN con su propuesta de poner a disposición de Estados Unidos sus 28 cazas MIG-29, sin especificar claramente que su destino final sería la fuerza aérea de Ucrania. El asunto no fue más allá pero mostró el férreo compromiso de Varsovia con la resistencia de Kiev frente al Ejército ruso.

El viaje sorpresa a Kiev

Y de nuevo el 15 de marzo, golpe de efecto: el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki se presenta en Kiev acompañado de sus homólogos checo y esloveno y se muestran ante el mundo con el presidente Volodímir Zelenski. Un gesto simbólico de solidaridad que según Varsovia contaba con el visto bueno de Bruselas. Ursula von der Leyen se limitó a decir que fuera “un mensaje valiente” y negó cualquier atisbo de división en la UE.

La delegación hizo el viaje en tren, el mismo recorrido que hacen miles de ucranianos para refugiarse en Polonia. Según el ACNUR este país ya ha recibido a más de 2 millones de refugiados, o sea seis de cada diez ucranianos que han huido de su país lo han hecho a Polonia. La acogida es generosa, tanto por parte de la población como del Gobierno que ha tomado medidas para su integración y acceso a los servicios públicos.

Acogida o rechazo a los refugiados

Un crudo contraste con el muro que está construyendo en la frontera con Bielorrusia para impedir la entrada de migrantes africanos y asiáticos. Entonces el Gobierno de Morawiecki denunció un “ataque híbrido” orquestado por Moscú y Minsk, negó que hubiera una “crisis humanitaria” y no dejó a los medios de comunicación acercarse a la zona fronteriza desoyendo los reproches de Bruselas.

Polonia se preparó para romper su dependencia energética de Rusia

En el espinoso capítulo de la dependencia energética con Rusia, Varsovia también es halcón. El uno de marzo Morawiecki vuelve a la carga y pide incluir el carbón, y luego el gas y el petróleo, en la lista de importaciones prohibidas desde Rusia. Y afirma que Polonia está lista para un embargo de carbón ruso pese a que el 75% del que importa viene de ese país.

En cuanto al gas, Varsovia cuenta con independizarse de la rusa Gazprom tan pronto como esté operativo el gasoducto New Baltic Pipe, que le permitirá traer el gas desde Noruega vía Dinamarca en 2023.

Determinada a no soltar la batuta del grupo de los halcones, Polonia demuestra una vez más a Bruselas que unidos sí, pero sin renunciar a la firmeza de su carácter.