This content is not available in your region

Rusos residentes en España rechazan la invasión de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Carlos Marlasca
Polyna y Vadim en Madrid. Ella es rusa y él, ucraniano
Polyna y Vadim en Madrid. Ella es rusa y él, ucraniano   -   Derechos de autor  euronews   -  

En la sede de la Iglesia ortodoxa rusa en Madrid, la invasión de Ucrania no ha pasado desapercibida. Cada fin de semana, unas doscientas personas, en su mayoría ucranianos, acuden al culto. El rechazo al ataque es general.

Andrey Kordochkin, nacido en San Petersburgo y máximo responsable de la institución en España, es crítico con Vladímir Putin: “Creo que es un hombre con una visión grandiosa de si mismo. Yo no soy un psiquiatra, pero es algo que caracteriza a los psicópatas y a las personas que sufren de narcisismo, pero no es la única persona así en la historia.”

Sofía Ladanyuk, también rusa, tuvo que ir a Ucrania para traer a su abuela a España y que así escapara de los bombardeos. Teme no poder volver a su país: “Lo que más echo de menos es mis familiares y amigos porque me estoy dando cuenta de que hay probabilidades de que no nos volvamos a ver.”

En España viven unos 95. 000 rusos y 115.000 ucranianos. En algunas poblaciones en las que representan un porcentaje significativo de la población, la invasión de Ucrania ha provocado ciertas tensiones. Parejas en cambio, en las que cada uno de los miembros pertenece a una nacionalidad, mantienen una posición común sobre la agresión del Kremlin.

Es el caso de Polyna Korneva y Vadym, Kyrylyuk, que recientemente han sido padres. Ella es rusa y su condena al ataque le ha separado de su familia, que vive a medio millar de kilómetros al sur de Moscú. “Cuando me di cuenta de que la mayoría de ellos estaba a favor, pues es cuando por dentro me sentí muerta, me sentí que mi corazón está sangrando. Sentí un dolor que nunca he sentido en mi vida.”

La situación es tan traumática que Vadym, ucraniano, solo divide a los rusos entre los que son contrarios y favorables a la invasión, sin posibilidad de neutralidad.: “Hay otra gente que son de nacionalidad rusa que he roto con ellos, que jamás podré mantener ningún tipo ningún tipo de relación con ellos.”

Más unidos que antes de la invasión, el único efecto que ha tenido la guerra es que tienen menos tiempo para estar juntos y más para buscar información.