Estrecho margen de ventaja de Orbán sobre Marki-Zay según los sondeos húngaros

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Viktor Orbán
Viktor Orbán   -   Derechos de autor  Petr David Josek/The Associated Press   -  

Termina la campaña de las elecciones generales de Hungría. Los sondeos dan una estrecha ventaja al Fidesz del actual primer ministro ultranacionalista Viktor Orbán que por primera vez en sus 12 años de mandato se enfrentará a una oposición unida que agrupa a seis partidos y que lidera Péter Márki-Zay.

La campaña ha estado dominada por la invasión rusa de Ucrania. Orbán, el aliado europeo más cercano a Putin, se ha presentado como el garante de la paz y la economía criticando la postura solidaria de Marki Zay con Ucrania.

Mientras que la oposición ha llamado a no perder la esperanza y a apostar por un cambio que devuelva a Hungría a la senda europeísta.

Tunde Maj es pensionista y señala: "Estoy segura de que Fidesz ganará, básicamente porque nuestra gente está vergonzosamente más preocupada por el precio del gas que por lo que ocurre a nuestro alrededor y en nuestro país vecino".

Zsuzsanna es administradora y apunta: "Hay que luchar contra este régimen en general y definitivamente contra la injusticia social para corregir las desigualdades que se han hecho muy notables en Hungría".

En medio de todo este domingo también se hará un referéndum sobre cuestiones LGTBI.

En las últimas dos elecciones, las de 2014 y 2018, la misión de observación electoral de la OSCE calificó los comicios como "libres" pero "injustos".

Las criticas de la OSCE señalaban que Orbán contaba con una cobertura periodística constante y muy favorable -domina casi todos los medios del país- y se aprovechaba de la escasa diferencia entre la publicidad de la formación gubernamental Fidesz y la del Estado.

La organización anticorrupción K-Monitor aseguró en un reciente estudio que Fidesz ha gastado en estas elecciones ocho veces más que todos los partidos de la oposición juntos.

La oposición, que forma la coalición "Unidos por Hungría" y reúne a seis formaciones, desde la izquierda hasta el derechista Jobbik, ha venido repitiendo el veredicto de la OSCE en las últimas elecciones para recordar que las elecciones no son justas.

Péter Márki-Zay, el candidato opositor a primer ministro, ha descrito las elecciones como una lucha entre "David y Goliat", señalando la ley electoral que favorece al Fidesz, su "maquinaria de propaganda" y sus "recursos económicos ilimitados".

Pese a todo ha instado a sus seguidores a no perder la esperanza y apostar por un cambio que devuelva a Hungría a la senda europeísta y rompa el creciente aislamiento de Budapest. Uno de los lemas de la campaña opositora es "Orbán o Europa".

"Estamos a las puertas de la victoria", dijo Márki-Zay este sábado en Budapest, un bastión opositor donde hubo muchas banderas de la UE. "Orbán se ha quedado solo y es una vergüenza para Hungría", agregó.

La oposición ha contado con el respaldo de figuras internacionales como la antigua secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, así como la cantante Patti Smith, el actor Mark Rufallo y John Cleese, antiguo integrante del grupo cómico Monty Python, entre otros