This content is not available in your region

Luces y sombras en la integración de los gais en la Semana Santa de Andalucía en España

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con AFP
El bailarín Carlos Carvento se prepara para vivir la Semana Santa en España
El bailarín Carlos Carvento se prepara para vivir la Semana Santa en España   -   Derechos de autor  AFP   -  

Los gais tienen una profunda relación con la Semana Santa en Andalucía (España). Trabajan con las telas, los encajes y las flores que adornan los pasos que salen en estas procesiones españolas. Entre el "90 y el 95%" de los estilistas que trabajan en las cofradías andaluzas son de la comunidad gay según el colectivo de cristianos y cristianas LGTBI Ichthys. 

Debido a su colaboración en las hermandades han tenido una vía de integración, pero esta no ha sido plena y aún se les sigue juzgando en otros ámbitos según apunta Rafael Cáceres, doctor en antropología: "En eso se basaba la cierta aceptación: que uno que estuviera como vestidor de vírgen fuese homosexual pero no lo hablara"

Antonio Muñoz Tapia es una de esas personas que ha sufrido el rechazo. A pesar de haber sido la máxima autoridad de una hermandad de su pueblo. La boda con su marido David en 2016, supuso que no prosperaran las peticiones para que pronunciase el discurso que da comienzo a la Semana Santa de su localidad. Además hace poco la revista anual de la Iglesia que publican las hermandades no quiso publicar su artículo en el que pedía igualdad.

"No entiendo ese fariseísmo de para apoyar las cofradías sí, pero después para tener los mismos derechos, no. Creo que ya es hora de dar un paso adelante y que las propias cofradías sean las que las que digan que eso no es normal", señala Muñoz Tapia.

El rechazo también lo han vivido los famosos diseñadores de moda Victorio y Lucchino. Poco después de que se casaran en 2007, apareció una carta al director en un diario sevillano criticando que se les permitiera vestir vírgenes.

"Hubo un grupo de hermanos que dijeron que nosotros por habernos casado, que cómo nos dejaban vestir las imágenes, entonces eso nos sentó tan mal lo vimos tan poco justo, porque eso no tiene nada que ver con la forma de ser, porque a lo mejor nosotros llevamos una vida mucho más recta y mucho más moral", destaca Victorio.

Ante esos límites, algunos como el bailarín Carlos Carvento han decidido vivir la Semana Santa a su manera. Se considera devoto, al igual que otros gays de la imagenes de la virgen: "Si que ven sobre todo en las vírgenes una madre y una persona con la que ellos pueden hablar sin que nadie sepa lo que están hablando entre ellos. Una persona que los escucha y que no los va a juzgar"

Y aunque el resto del mundo le juzgue o le aplauda, así siente la Semana Santa y avanza con orgullo, vestido de mujer, con falda negra, tacones altos y la mantilla de su abuela.