This content is not available in your region

El embargo de la discordia: Los países dependientes del petróleo ruso rechazan la propuesta de veto

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, dijo "Ahora estamos proponiendo abordar nuestra dependencia del petróleo ruso. Por supuesto, no será fácil".
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, dijo "Ahora estamos proponiendo abordar nuestra dependencia del petróleo ruso. Por supuesto, no será fácil".   -   Derechos de autor  AP / Jean-Francois Badias   -  

La Unión Europea ha estado presionando para que los 27 miembros se sumen a su propuesta de vetar totalmente las importaciones de petróleo ruso.

Aunque Ursula von der Leyen destacó la necesidad de un apoyo unánime, los países que dependen en gran medida del petróleo ruso se resistieron y aún se resisten. Sin embargo, la propuesta cobró mayor impulso después de que Alemania respaldara el embargo, aunque con reservas

"El hecho de que todo esto tenga que aplicarse después y que pueda haber algunos retrasos, como ya se ha dicho varias veces, no significa que no apoyemos el embargo de petróleo como nación", declaró Robert Habeck, ministro de Economía y Acción Climática de Alemania.

Alrededor del 25 % de las importaciones de petróleo del bloque comunitario proceden de Rusia, pero algunos miembros son más dependientes que otros.

"En el último paquete de sanciones comenzamos con el carbón. Ahora estamos proponiendo abordar nuestra dependencia del petróleo ruso. Por supuesto, no será fácil. Algunos Estados miembros son fuertemente dependientes del petróleo ruso"
Ursula von der Leyen
Presidenta de la Comisión Europea

La Comisión Europea dice que el crudo ruso debe prohibirse en seis meses y los productos refinados a finales de año para ayudar a paralizar los esfuerzos bélicos de Putin en Ucrania. Pero los checos, por ejemplo, quieren un plazo límite de dos o tres años.

"Apoyamos las sanciones más duras posibles contra Rusia, nada ha cambiado en nuestra posición, pero también hemos adoptado la postura desde el principio de que e stas sanciones no deben perjudicar a los ciudadanos checos más que a la Federación Rusa", señaló el primer ministro de República Checa, Petr Fiala. 

Por su parte, Hungría insiste en que el embargo arruinaría su economía y amenazaría su seguridad energética. Tiene la intención de vetar la propuesta en el Consejo Europeo.

"Actualmente, repito, actualmente es físicamente imposible hacer funcionar la economía húngara sin el gas ruso", zanjó Péter Szijjártó, ministro de Asuntos Exteriores de Hungría.

El embargo, dentro del nuevo paquete de sanciones de la UE a Rusia, debe ser aprobado por unanimidad en el Consejo. Sin embargo, la iniciativa no logra despegar de la mesa de negociación. Donde Hungría es la principal voz disidente. 

Las nuevas sanciones, además de vetar el petróleo de Rusia, contemplan también correctivos para personas y entidades responsables o involucradas en las masacres de Bucha o Mariupol así como expulsar del sistema de transferencias internacionales SWIFT al banco más grande de Rusia, Sberbank.