This content is not available in your region

Desplazados climáticos: "Europa se está calentando más rápido que la media mundial"

Access to the comments Comentarios
Por Laura Llach
338.000 personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares en Europa y Asia Central
338.000 personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares en Europa y Asia Central   -   Derechos de autor  Issy Bailey   -  

Hace más de cinco meses que el volcán Cumbre Vieja en La Palma cesó su erupción, pero los vestigios de la erupción más larga en la historia volcánica de la isla se siguen notando a día de hoy. El suceso provocó unas 7.000 evacuaciones, muchos de los desplazados todavía no han podido volver a sus casas.

Un nuevo estudio publicado por el Internal Displacement Monitoring Centre (IDMC) señala que tan solo en 2021, 338.000 personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares en Europa y Asia Central. Unas cifras que suponen un ligero aumento con respecto a las del año anterior.

La directora de la organización, Alexandra Bilak, apunta que en este área alrededor del 80% de los desplazamientos han sido provocados por catástrofes, mientras que el 20% restante han sido debido a conflictos y violencia.

De entre los países más afectados, las 84.000 personas desplazadas de sus hogares sitúan a Turquía en primera posición. “El país fue testigo de los peores incendios forestales desde que se tienen registros, ya que las temperaturas alcanzaron un máximo histórico de 49,1°C”, sostiene en declaraciones a Euronews la directora del IDMC.

Centenares de incendios se extendían a lo largo de la costa turca, en el suroeste del país. Los fuegos dejaron un total de ocho fallecidos y alrededor de 95,000 hectáreas calcinadas en 35 provincias del país.

“A esto se le suma que Europa Central también se vio afectada por tormentas sin precedentes, por ejemplo, la República Checa registró el tornado más fuerte de su historia”, afirma Bilak.

La directora señala que, aunque históricamente las tormentas e inundaciones han sido la principal razón por la que las personas han tenido que huir de sus hogares, esto es algo que podría estar cambiando. “En 2021 los incendios han sido la principal causa de desplazamientos. Además de Turquía, Grecia sufrió su peor ola de calor en más de tres décadas y los incendios forestales obligaron a huir a más de 50.000 personas”.

Internal Displacement Monitoring Centre
Infografía con los datos desgranados por países de desplazamientos en 2021Internal Displacement Monitoring Centre

El cambio climático agrava las catástrofes

El aumento de la temperatura global provoca más olas de calor, mayores niveles de precipitación, vientos más fuertes y un aumento del nivel del mar. En su último informe, la institución señala el cambio climático como una de las razones por las que cada año se registran cifras más altas de desplazados.

“Europa se está calentando más rápido que la media mundial y los mayores niveles de calentamiento se prevén en los países mediterráneos”, cuenta Bilak. El verano de 2021 fue el más caluroso registrado en la región, lo que provocó que casi el 98% de los desplazamientos, debido a los incendios forestales que se produjeran entre julio y agosto.

Sin embargo, el cambio climático no es la única razón detrás del incremento en la cifras de desplazados. El factor humano juega un papel muy importante. En palabras de Bilak, el sobrepastoreo y la deforestación sumados al cambio climático pueden tener efectos devastadores.

“La despoblación rural y el abandono de las tierras también han provocado que algunas zonas se llenen de vegetación. Algo que puede servir de combustible para los incendios forestales cuando el clima es seco”, añade la directora.

Pérdida del hogar

Existe la falsa creencia de que los desplazamientos debido a catástrofes climáticas tienen solución a corto plazo y las personas pueden volver relativamente pronto a sus hogares. Sin embargo, tras años recabando datos sobre este tema, el Internal Displacement Monitoring Centre señala que desgraciadamente, en muchas ocasiones, este no es el caso.

“Tres años después de que el ciclón Idai dejara sin hogar a más de 700.000 personas en el sureste de África, los datos indican que 160.000 personas siguen desplazadas en la actualidad”, pone como ejemplo Bilak.

El problema es que es difícil recabar datos de la evolución de las catástrofes. Suele ser más interesante una evaluación inicial de daños, que un seguimiento a posteriori de la situación.

“Después de que los huracanes Eta e Iota obligasen, hace dos años, a casi dos millones de personas a huir en toda América, no se realizaron evaluaciones de seguimiento para ver si habían podido regresar a sus hogares. Por eso es importante recopilar más datos durante un tiempo, para comprender mejor el problema”, dice la directora.

El drama de los niños desplazados

De los casi 60 millones de personas que se han visto forzadas a abandonar su casa en el mundo, tanto por conflictos como por catástrofes, unos 25 millones son menores de edad. Su vida se ve interrumpida repentinamente, lo que complica su desarrollo educativo y social.

“Los niños que se encuentran en esta situación tienen más riesgos de sufrir abusos, explotación y abandono”, apunta Bilak. “El desplazamiento tiene efectos directos sobre la salud mental y física de los niños”, añade.

“Muchos niños permanecen sin un hogar fijo durante años, y algunos jóvenes adultos pasan toda su infancia en esta situación, lo que puede socavar su desarrollo, lastrar su potencial y erosionar su capacidad de recuperación para afrontar futuras crisis”, cuenta la directora.

Además señala que el impacto de las migraciones afecta de manera distinta a cada comunidad. Para Bilak, estos desplazamientos tienen repercusiones en las economías y sociedades en su conjunto durante años e incluso generaciones.