This content is not available in your region

Georgia sigue sumando medallas ante su público en el Grand Slam de Tiflis

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Lasha Shavdatuashvili celebra otro oro en su brillante carrera
Lasha Shavdatuashvili celebra otro oro en su brillante carrera   -   Derechos de autor  International Judo Federation

Mucha acción y grandes combates durante la segunda jornada del Grand Slam de Judo de Tiflis, en Georgia.

Allí, la joven israelí Inbal Shemesh completó un magnífico día en menos de 63 kilos para llegar a la que era su primera final de Grand Slam. Enfrente tenía a toda una veterana, la brasileña Ketelyn Quadros, que acabó siendo víctima de un tani-otoshi con el que Shemesh se hacía con el oro.

Lisa Allan, directora de eventos de la Federación Internacional de Judo fue la encargada de entregar las medallas.

"La verdad es que me encanta este público", confesaba después la campeona. "Creo que me apoyan de verdad, porque les gusta el estilo de ura-nage. Así que me hace muy feliz escucharlos, por supuesto que sí".

En menos de 73 kilos, el actual campeón del mundo, campeón olímpico de 2012 y héroe local, Lasha Shavdatuashvili, ofreció a sus entregados seguidores un emocionante espectáculo en la final. Tras adelantarse en los primeros compases del combate, el japonés Ken Oyoshi igualaba el mismo a falta de unos segundos. Pero Shavdatuashvili acababa no obstante con un brillante barrido de pie que llevaba el delirio a la grada.

Una nueva e increíble victoria para la leyenda del judo georgiano, que recibía su presea de manos del presidente de la Federación de Judo de su país, Giorgi Atabegashvili.

Shavdatuashvili hablaba después de la increíble sensación que supone ganar en tu propia tierra: "Por supuesto, cada logro significa mucho para mí: los Juegos Olímpicos, los Mundiales, cada final es importante. Es una sensación increíble estar en el podio, ver que tu trabajo duro da sus frutos, siempre estoy luchando por la victoria, y es increíble hacerlo en casa".

Georgia triunga ante su público

La neerlandesa Sanne Van Dijke se hizo por su parte con el oro en menos de 70 con una victoria táctica sobre la española Ai Tsunoda Roustant. El director de Educación y Entrenamiento de FIJ, Mohammed Meridja, hizo los honores en el podio.

En menos de 81, el surcoreano Lee Joonhwan acabó con las esperanzas georgianas de conseguir un segundo oro del día, al derrotar a Tato Grigalashvili, favorito del público. Joonhwan no pudo tener mejor estreno en el World Judo Tour. Su más que merecido oro era entregado por el director de Arbitraje de la Federación Internacional de Judo, Florin Daniel Lascau.

Lo cierto es que no hay año en que el equipo georgiano no se presente con opciones a todo en este Grand Slam, para orgullo y alegría de sus seguidores. De momento en esta edición llevan ocho medallas, con sus judocas más jóvenes brillando especialmente. El futuro del judo georgiano parece asegurado, con París siempre en el horizonte.