This content is not available in your region

El 'boom' de los vehículos eléctricos en Cuba

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con AFP
El taxista retirado, Sixto González, al lado de su cuatriciclo eléctrico azul.
El taxista retirado, Sixto González, al lado de su cuatriciclo eléctrico azul.   -   Derechos de autor  AFP   -  

Miles de cubanos dicen adiós a la gasolina y le dan la bienvenida al futuro. 

Desde hace un tiempo, en el país caribeño han comenzado a circular vehículos eléctricos. Son motocicletas, triciclos y cuatriciclos que se trasladan a unos 40 kilómetros por hora por La Habana.

Cuestan entre 4 000 y 8 000 dólares, los que tienen la capacidad de adquirirlos los utilizan habitualmente como taxis o transporte de carga. Los que no, sueñan con tener alguno algún día.

Sixto González, dueño de un cuatriciclo eléctrico, no extraña los días en que conducía un coche de combustible.

"Este es el futuro del mundo (el transporte eléctrico). Ojalá, a mí me queda poco camino (por la edad), pero ojalá hubiera cogido esto (los carros eléctricos) antes y la vida me diera la oportunidad de tener uno (auto eléctrico) superior y la gasolina, imagínese, luchando con ella durante 50 años, ya no quiero ni olerla", confiesa este taxista retirado.

En la ciudad de Santa Clara opera la ensambladora Minerva. Las instalaciones pertenecían a una vieja armadora de camiones soviéticos en deshuso. Ahora es una planta que produce anualmente unos 5000 coches eléctricos.

El objetivo para este año es llegar a los 10 000 vehículos a finales de 2022. Según las autoridades, actualmente circulan en la isla entre 40 000 y 50 000 motos eléctricas.

Cuba vive una profunda crisis de desabastecimiento de combustible y respuestos para vehículos desde hace décadas, a raíz del bloqueo económico de Estados Unidos. El transporte público es un calvario y las colas para llenar el tanque de gasolina son siempre kilométricas. También escasea los respuestos para los automóviles, la mayoría de los años 50.

La carga de los coches eléctricos está "asegurada"

A esto se suma el déficit de generación de energía eléctrica desde hace casi un mes por fallas y trabajos de mantenimientos en termoeléctricas del país.

Para suplir esa energía eléctrica faltante, las autoridades recurren a grupos electrógenos, equipos que funcionan con diésel, destinando a ese fin la mayor parte de este combustible.

"Nunca hemos visto una situación tan precaria como en la que estamos hoy y todavía tenemos tres meses de un caluroso verano", advierte Piñón.

Sin embargo, el director de política estratégica del Ministerio de Energía, Ramsés Calzadilla, asegura que este déficit no impide el funcionamiento de los vehículos eléctricos.

"Una moto eléctrica podríamos decir que es muy similar a un refrigerador" en cuanto a consumo, dice Calzadilla, optimista de que pronto se recuperen las termoeléctricas y Cuba tenga suficiente luz.

Esta alternativa, que no está al alcance del bolsillo de todos, promete facilitar la vida de los cubanos.

Editor de vídeo • Blanca Castro