This content is not available in your region

El G7 se compromete a apoyar de forma "ilimitada" a Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Reunión de líderes del G7 junto a Ucrania
Reunión de líderes del G7 junto a Ucrania   -   Derechos de autor  Tobias Schwarz/AP

El club de las siete grandes potencias y democracias occidentales se compromete a apoyar de forma ilimitada a Ucrania. Y lo han hecho a través de una declaración conjunta tras una videconferencia con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. También han dejado claro su propósito común de aislar a Rusia.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson ha explicado el por qué de esa unidad:"Creo que hay una razón para ello. La lógica de esta postura sigue siendo muy clara. No hay ningún acuerdo que el presidente Zelenski pueda hacer realmente, así que en esas circunstancias los miembros del G7, que apoyan a Ucrania, tienen que seguir ayudando a los ucranianos para que puedan reconstruir su economía. Tenemos que ayudarles para que se puedan proteger. Y eso es lo que vamos a seguir haciendo".

En esta cumbre del G7 de Baviera en la que también han participado otro países invitados, las siete grandes potencias han decidido restringir aún más el acceso de Rusia a tecnologías, industrias clave y otros recursos. Han apremiado a Moscú para que desbloquee las exportaciones de cereales de Ucrania y para que posibilite su salida a través de corredores libres. Han exigido a Rusia que organice el retorno inmediato de los ucranianos que ha deportado a la fuerza. Los líderes del G7 también han acordado un embargo al oro de Rusia.

"Seguiremos explorando nuevos caminos para aislar a Rusia", advierte, al entrar en el capítulo de las nuevas sanciones. Unas medidas que, prosigue el texto, serán "examinadas" por las autoridades de los países respectivos para proceder a su implementación.

"Continuaremos explorando nuevas vías para aislar a Rusia de la participación en el mercado global y combatir la evasión" de sanciones, agregan los miembros del G7, que insisten: "estamos decididos a recortar los ingresos de Rusia, incluidos los procedentes del oro".

El propósito es "restringir más el acceso de Rusia a insumos industriales clave, servicios y tecnologías producidas por nuestras economías, especialmente las que apoyan al sector armamentístico industrial y al tecnológico".

Y se responsabiliza a Moscú no solo de los crímenes de guerra cometidos en su "brutal agresión" o el ejercicio ilegítimo de su autoridad sobre territorio de Ucrania, sino también del incremento de la "inseguridad alimentaria global" por su bloqueo del grano ucraniano.

La guerra es sin duda el tema dominante de la cumbre del G7 en Elmau, el castillo bávaro construido a 1.000 metros de altura, como lo fue del último Consejo Europeo, que otorgó a Ucrania rango de país aspirante al ingreso, y lo será presumiblemente de la de la OTAN en Madrid, a partir del miércoles.

Pero además de la agresión bélica, las siete potencias -Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania- buscan soluciones a sus estragos en la economía global, sea en el sector energético o ante la inflación desenfrenada.