This content is not available in your region

El presidente Boric recibe la propuesta final de la nueva Constitución chilena

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez
euronews_icons_loading
El presidente de Chile, Gabriel Boric, en el centro, sostiene el borrador final de una propuesta de nueva constitución
El presidente de Chile, Gabriel Boric, en el centro, sostiene el borrador final de una propuesta de nueva constitución   -   Derechos de autor  Luis Hidalgo/Copyright 2022. The Associated Press. All rights reserve

Chile ya tiene el texto definitivo de la nueva Constitución. En una histórica ceremonia, la Convención Constitucional chilena, compuesta por 154 integrantes, ha entregado al presidente Gabriel Boric la propuesta de nueva Constitución tras más de un año de trabajo.

Al iniciar la redacción de la nueva constitución, Boric afirmó que el país ha optado "por más democracia y no por menos" y que la presentación de la propuesta final "quedará en los anales de la patria". 

A partir de ahora, comienza un periodo de dos meses, tras el cual los ciudadanos votarán si aprueban o rechazan el texto. Según varias encuestas, la posición más popular es el Rechazo a la nueva constitución.

Esta constitución declara a Chile un Estado social de derecho y consta de 178 páginas, 388 artículos y 54 normas transitorias, lo que la convierte en una de las constituciones más extensas del mundo. 

Crear un sistema universal de salud, fortalecer la educación pública, proteger el medioambiente y aumentar los derechos de los pueblos indígenas son algunos de los temas principales de la propuesta.

Reescribir la Constitución de la época de la dictadura de Pinochet fue una de las principales demandas de los manifestantes que inundaron las calles en 2019.

El 25 de octubre de 2020, tras un aplazamiento por la pandemia, Chile celebró el plebiscito para definir si los chilenos querían o no una nueva Constitución, el cual obtuvo un 78% de votos a favor.

A mediados de mayo de 2021, la ciudadanía volvió a las urnas para elegir a los 154 convencionales, quienes redactarían la Constitución. El 4 de julio de ese año comenzó su trabajo y, con el tiempo justo, este órgano ha conseguido presentar la nueva Constitución. Ahora, queda en manos de la ciudadanía decidir su futuro.