This content is not available in your region

Shinzo Abe intentó revitalizar Japón con medidas económicas audaces y un ejército fuerte

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Shinzo Abe intentó revitalizar Japón con medidas económicas audaces y un ejército fuerte
Shinzo Abe intentó revitalizar Japón con medidas económicas audaces y un ejército fuerte   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  

<div> <p><span class="caps">TOKIO</span>, 8 jul – Shinzo Abe, el ex primer ministro de Japón, que intentó sacar a la economía de la deflación crónica con sus audaces políticas “Abenomics”, reforzar el ejército y contrarrestar el creciente peso de China, falleció a los 67 años.</p> <p>Abe, quien dejó el cargo en 2020, fue asesinado a tiros el viernes durante un discurso de campaña electoral, en un ataque que su protegido y actual primer ministro, Fumio Kishida, calificó de “absolutamente imperdonable”.</p> <p>El legislador se convirtió en primer ministro por primera vez en 2006, durando sólo un año antes de volver para un segundo mandato poco frecuente en 2012, prometiendo reactivar una economía estancada, aflojar los límites de una constitución pacifista posterior a la Segunda Guerra Mundial y restaurar los valores tradicionales.</p> <p>Fue decisivo en la consecución de los Juegos Olímpicos de 2020 para Tokio, acariciando el deseo de presidirlos e incluso apareciendo como Mario, el personaje de videojuegos de Nintendo, durante la entrega de los Juegos en Río, la sede de 2016.</p> <p>Abe se convirtió en el primer ministro más longevo de Japón en noviembre de 2019, pero en el verano de 2020 el apoyo se había visto mermado por su gestión de la pandemia del <span class="caps">COVID</span>-19, así como por una serie de escándalos que incluían la detención de su antiguo ministro de Justicia.</p> <p>Dimitió en septiembre de ese año sin lograr su objetivo, largamente perseguido, de revisar la Constitución o presidir los Juegos, que se habían pospuesto a 2021 debido a la pandemia.</p> <p>Pero siguió siendo una presencia dominante en el Partido Liberal Democrático (<span class="caps">PLD</span>) en el poder, controlando una de sus principales facciones. Estaba haciendo campaña para las elecciones a la cámara alta del domingo cuando fue asesinado.</p> <p><span class="caps">ABENOMICS</span></p> <p>Abe asumió el cargo en 2006 como el primer ministro más joven de Japón desde la Segunda Guerra Mundial. Tras un año plagado de escándalos políticos, la indignación de los votantes por la pérdida de los registros de pensiones y una derrota electoral de su partido en el poder, Abe dimitió alegando problemas de salud.</p> <p>“Lo que más me preocupa ahora es que, a causa de mi dimisión, se desvanezcan los ideales conservadores que levantó el Gobierno de Abe”, escribió posteriormente Abe en la revista Bungei Shunju.</p> <p>“A partir de ahora, quiero sacrificarme como legislador para que el verdadero conservadurismo arraigue en Japón”.</p> <p>Cinco años después de su dimisión, que achacó a una dolencia intestinal, la colitis ulcerosa, Abe volvió a llevar al poder a su conservador <span class="caps">PLD</span>, expulsado en 2009.</p> <p>Entonces puso en marcha una triple estrategia “Abenomics” para vencer la persistente deflación y reactivar el crecimiento económico con una política monetaria ultralaxa y gasto fiscal, junto con una reforma estructural para hacer frente a una población que envejece y disminuye rápidamente.</p> <p>Sin embargo, la deflación se mostró obstinada y su estrategia de crecimiento se vio afectada en 2019 por la subida del impuesto sobre las ventas y la guerra comercial entre China y Estados Unidos. La pandemia del <span class="caps">COVID</span>-19 del año siguiente desencadenó la mayor caída económica de la historia de Japón.</p> <p>Al inicio de la pandemia, Abe tardó en cerrar las fronteras de Japón y aplicar el estado de emergencia instando a la gente a quedarse en casa y a cerrar los comercios. Los críticos tacharon inicialmente la respuesta de torpe y posteriormente reprocharon a Abe su falta de liderazgo.</p> <p>Cuando dimitió alegando la misma dolencia intestinal, la tasa de mortalidad por <span class="caps">COVID</span>-19 de Japón era muy inferior a la de muchas otras naciones desarrolladas.</p> <p>DINASTÍA</p> <p>Abe procedía de una rica familia política que incluía un padre ministro de Asuntos Exteriores y un tío abuelo que fue primer ministro. Pero en lo que respecta a muchas políticas, su abuelo, el difunto primer ministro Nobusuke Kishi, parece haber sido el más importante.</p> <p>Kishi fue un ministro del gabinete en tiempos de guerra, encarcelado, pero nunca juzgado como criminal de guerra tras la Segunda Guerra Mundial. Fue primer ministro de 1957 a 1960 y dimitió debido al furor público por un pacto de seguridad renegociado entre Estados Unidos y Japón.</p> <p>Abe, de cinco años de edad, oyó el sonido de los enfrentamientos entre la policía y las multitudes de izquierdas que protestaban contra el pacto frente al Parlamento mientras jugaba en el regazo de su abuelo.</p> <p>Kishi intentó sin éxito revisar la constitución japonesa de 1947, redactada por Estados Unidos, para convertirse en un socio de seguridad en igualdad de condiciones con Washington y adoptar una diplomacia más asertiva, cuestiones centrales en la agenda del propio Abe.</p> <p>Abe aumentó el gasto en defensa y se acercó a otras naciones asiáticas para contrarrestar una China cada vez más asertiva. Impulsó la aprobación de leyes que permitieran a Japón ejercer el derecho de “autodefensa colectiva”, es decir, ayudar militarmente a un aliado atacado.</p> <p>La revisión de la Constitución pacifista siguió siendo una de las principales prioridades de Abe, un objetivo polémico ya que muchos japoneses consideran que la Carta es la responsable del historial de paz del país en la posguerra.</p> <p>La agenda subyacente de Abe era escapar de lo que él llamaba el régimen de posguerra, un legado de la ocupación estadounidense que, según los conservadores, privó a Japón del orgullo nacional. Reformar el sistema educativo para restaurar las costumbres tradicionales era otro de sus objetivos.</p> <p>También adoptó una postura menos apologética respecto a las acciones de Japón en la Segunda Guerra Mundial, diciendo que las generaciones futuras no deberían seguir disculpándose por los errores del pasado.</p> <p><span class="caps">POSTURA</span> DIFÍCIL</p> <p>Elegido por primera vez al parlamento en 1993, tras la muerte de su padre, Abe saltó a la fama nacional al adoptar una postura dura frente a la imprevisible Corea del Norte, en una disputa por los ciudadanos japoneses secuestrados por Pionyang hace décadas.</p> <p>Aunque Abe también trató de mejorar los lazos con China y Corea del Sur, donde los amargos recuerdos de la guerra son profundos, irritó a ambos vecinos en 2013 al visitar el santuario Yasukuni de Tokio, considerado por Pekín y Seúl como un símbolo del pasado militarista de Japón.</p> <p>En años posteriores, se abstuvo de visitarlo en persona y en su lugar envió ofrendas rituales.</p> <p>Al otro lado del Pacífico, Abe forjó estrechos lazos con el entonces presidente estadounidense Donald Trump, jugando al golf y manteniendo frecuentes llamadas telefónicas y reuniones.</p> <p>Fue reelegido como presidente del <span class="caps">PLD</span> para un tercer mandato consecutivo de tres años en 2018 tras un cambio en las reglas del partido y, hasta que llegó la pandemia del <span class="caps">COVID</span>-19, algunos en el <span class="caps">PLD</span> habían considerado otro cambio de reglas para permitirle un cuarto mandato.</p> <p/> </div>