This content is not available in your region

Director de la CIA desmiente los rumores sobre la posible enfermedad de Putin: está "demasiado sano"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
El presidente ruso, Vladímir Putin
El presidente ruso, Vladímir Putin   -   Derechos de autor  Mikhail Klimentyev/Sputnik   -  

El director de la CIA ha desestimado los persistentes rumores que circulan acerca de la salud del presidente ruso Vladímir Putin. Durante los últimos meses muchas voces apuntaban a que el mandatario estaba gravemente enfermo, o tal vez padecía cáncer. Sin embargo, Williams Burns, jefe de la CIA, ha afirmado que Putin está "totalmente y demasiado sano".

En su intervención en el Foro de Seguridad de Aspen, en Colorado, William Burns ha subrayado que no se trataba de"una evaluación formal de los servicios de inteligencia". Aún así, dada su experiencia en Rusia -Burns fue embajador de Estados Unidos en Moscú de 2005 a 2008-, sus palabras harán reflexionar a los opositores de Putin que esperaban señales que confirmasen la teoría de su enfermedad.

"Hay muchos rumores sobre la salud del presidente Putin y, por lo que podemos decir, está completamente sano", añadiendo que "eso no es un juicio formal de inteligencia".

Burns ha apuntado que las propias opiniones de Putin sobre Ucrania, y especialmente la voluntad del pueblo ucraniano de resistir la invasión rusa, se basaban en "algunas suposiciones profundamente erróneas."

"Putin realmente cree en su retórica, y se lo he oído decir en privado a lo largo de los años, que Ucrania no es un país real. Cree que es su derecho, el derecho de Rusia, a dominar Ucrania".

Los rusos tontos están todos muertos

Al ofrecer una actualización de las cifras de bajas rusas, el director de la CIA dijo que, hasta el momento, habían muerto unos 15.000 soldados rusos, con unos 45.000 heridos, y los ha descrito como pérdidas "bastante significativas".

"Los ucranianos también han sufrido, probablemente un poco menos que eso, pero bajas significativas".

El director Burns ha señalado que los militares rusos se han adaptado después de importantes fallos tácticos al comienzo de la invasión y que un contacto ucraniano le había dicho que "los rusos tontos están todos muertos", lo que significa que los rusos sobre el terreno que cometieron errores en el campo de batalla habían pagado el precio final, y que los militares rusos habían aprendido desde entonces a adaptarse.

Las fuerzas rusas se habían concentrado en la región oriental de Donbás durante los últimos 90 días, ha dicho Burns, avanzando entre seis y diez millas en ese tiempo.

"Pero ha tenido un gran coste, y ha sido muy doloroso para ambas partes", ha añadido.