Vivir en medio del peligro de la guerra entre pandillas en un barrio de Honduras

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AFP
Con la presencia de la Policía Nacional en Chamelecón, los vecinos se sienten más aliviados.
Con la presencia de la Policía Nacional en Chamelecón, los vecinos se sienten más aliviados.   -   Derechos de autor  Fotograma AFP   -  

Vivir en un barrio de tierra y muerte. A unas cuadras de una sola calle, que separa dos pandillas en guerra.

Este es el barrio de Chamelecón, una zona caliente de San Pedro Sula, al norte de Honduras, donde los habitantes viven aterrorizados por la presencia de dos pandillas: Barrio 18 y Mara Salvatrucha.

"Aquí en el sector donde precisamente donde nos encontramos es prácticamente le denominan "la frontera", que se ha determinado así, porque de un lado el de la carretera está una banda de delincuentes y al otro lado otra. Bueno, lo vamos a determinar como son. Por un lado, está la Mara MS (Mara Salvatrucha) y por el otro lado está a pandilla 18", explica Maximiliano Villaelvir, Jefe de Operaciones del 6º Batallón de Policía Militar.

Ahora que El Salvador libra su propia "guerra" contra estas organizaciones, Honduras ha iniciado su propia lucha. De noche, policías civiles y militares montan retenes en las calles, entre viviendas amuralladas de concreto y hierro, con las puertas cerradas. Muy pocos autos circulan.

Con la presencia de la Policía Nacional en Chamelecón, los vecinos se sienten más aliviados. Aunque la vida sigue siendo difícil, con el miedo constante a ser "alcanzados por una bala perdida en el fuego cruzado".

"Ahora qué se imagina estos niños que de repente andan jugando entre los niños y son y de repente pin pin. Bueno entonces aquí es triste la vida", dice Marvin García, residente de Chamelecón que vive del lado de la Mara Salvatrucha. "Quien sufre aquí es la gente humilde. Le da a gente humilde una bala perdida en el trajín de balas. Entonces es el vivir en zozobra".

"El crimen organizado continúa afectando a la sociedad hondureña y obliga a muchas personas a abandonar el país", expone la organización internacional Human Rights Watch en su Informe Mundial 2022. De hecho, es considerada una de las causas que empujan a la migración en Centroamérica.