This content is not available in your region

El Gobierno español no pidió disculpas a las dos mujeres de raza negra, afectadas por una campaña

Access to the comments Comentarios
Por Angelica Parra Hernandez  & Euronews  con EFE
Cartel de la campaña de verano del Gobierno español
Cartel de la campaña de verano del Gobierno español   -   Derechos de autor  Ministerio de Igualdad   -  

La modelo británica Nyome Nicholas-Williams ha declarado que el Gobierno de España ha sido racista al no pedir disculpas a ella ni otra modelo de raza negra, Sian Green-Lord, y sí a su colega de raza blanca Juliet Fitzpatrick, luego de utilizar y modificar sus rostros y cuerpos sin sus consentimientos para una campaña del Ministerio de Igualdad.

Según Nyome, Juliet Fitzpatrick recibió una disculpa del Ministerio de Igualdad, en un mensaje directo en Instagram, contrario a las dos modelos de raza negra. "Creo que es bastante obvio que las dos personas negras no hemos recibido disculpas; pienso que es evidente lo que podría ser. Yo fui la que expuso todo el asunto; y Juliet, que se enteró mucho más tarde, tiene una disculpa, y Sian y yo no", declara.

"Como mujer negra, estoy acostumbrada a que sucedan cosas de este tipo. No lo menciono todo el tiempo, pero, en este caso, siento que debo hacerlo; porque usaron mi imagen y la de Sian, y no solo le modifican el cuerpo a ella y ponen mi cabeza en otro cuerpo, sino que además no se disculpan", lamenta.

El rostro de Nyome Nicholas fue usado y puesto en otro cuerpo; la prótesis de pierna de Sian Green-Lord fue borrada y reemplazada por una pierna sin prótesis; y el rostro de Juliet Fitzpatrick estaba superpuesto en un cuerpo femenino que tiene un pecho, siendo que ella no posee ninguno de los dos, luego de dos mastectomías producto de un cáncer.

Nicholas-Williams rechaza el argumento inicial del Gobierno

En entrevista con Efe, Nicholas-Williams asegura que "no ha sabido nada" de ninguna de las partes después de la disculpa inicial de Arte Mapache, que dijo en Twitter que repartiría con las afectadas los ingresos de 4.490 euros obtenidos con la campaña.

Nicholas-Williams rechaza el argumento inicial del Gobierno de que no era responsable de los errores por ser solo "la parte contratante".

El Ministerio de la Igualdad había compartido en Twitter: "El trabajo contratado fue la elaboración de una ilustración, sin utilización de modelos. Desde el Instituto de las Mujeres, como parte perjudicada, se han puesto en contacto con las modelos para aclarar la situación, y se está a la espera que la ilustradora y las modelos lleguen a un acuerdo".

A lo que la modelo declaró: "es lo fácil decir eso, que no tiene nada que ver y absolverse de cualquier responsabilidad. Claro que contrataron a alguien, pero antes de hacer eso se deben hacer las diligencias debidas para comprobar si estas personas utilizadas son reales. Tienes que investigar esencialmente a quién estás poniendo en una campaña".

Indignación por el mensaje que deja esta campaña

La modelo desea que esto sea algo educativo, que lleve a concientizar lo grave de esta situación, tanto por el uso de sus cuerpos, como por el racismo que ella denuncia, y exige además una compensación por los evidentes daños.

"Sería genial si pudieran entender por qué es tan dañino e hiriente para mí, Sian y Juliet. Creo que es importante instruirles sobre por qué el consentimiento es tan importante y por qué no se debe cambiar el cuerpo de alguien. Teniendo en cuenta que toda la campaña giraba en torno a la imagen corporal, todo esto no tiene ningún sentido", señala.

Nicholas-Williams estudia "medidas legales" y reclama a las partes una indemnización más allá de los apenas 5.000 euros en principio ofrecidos por Arte Mapache, que "divididos entre cinco quedarán en nada". "Yo no trabajo gratis, así que esencialmente me están sacando dinero del bolsillo, porque esto es mi sustento", manifiesta.

Con el cartel en el que se muestra a las mujeres en una playa, con el lema " un verano para todas, sin estereotipos y sin violencia estética", se pretendía reforzar la idea de que todos los cuerpos son aptos para el verano, sin discriminación alguna. Sin embargo, la modelo británica alega que al final este no fue el objetivo logrado.

Nicholas-Williams pensó al principio que al menos las intenciones detrás de la campaña eran buenas, ahora lo duda. "Creo que desde el principio no se hizo correctamente. No pidieron permiso y la cosa ha ido empeorado progresivamente", afirma, y añade: "Todo el asunto es horrible".