This content is not available in your region

El Gobierno de EE. UU. interviene en la crisis del río Colorado y anuncia recortes de agua

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con AFP y AP
El oeste de Estados Unidos está sufriendo una sequía que ya está en su 23º año, el peor episodio en más de 1 000 años.
El oeste de Estados Unidos está sufriendo una sequía que ya está en su 23º año, el peor episodio en más de 1 000 años.   -   Derechos de autor  Vía agencias.   -  

Tierra agrietada, vegetación muerta y un alarmante nivel de agua: esta es la situación del río Colorado, uno de los más importantes de Estados Unidos. La Casa Blanca ha ordenado recortar el suministro de agua en los estados de Arizona y Nevada, así como a México para evitar, lo que ellos llaman, un "colapso catastrófico" del río. Esta medida se trata de una contundente intervención de Washington para reducir el uso del agua.

"El Gobierno se comprometió a actuar si los estados no lo hacían. Y los estados no se han comprometido a hacer nada importante. Los estados han intentado trabajar juntos en colaboración, pero no han conseguido abordar este problema como es debido. Entonces es ahí cuando Washington se convierte en el guardián", explica Mark Squillace, abogado y profesor de la Universidad de Colorado.

Las autoridades saben que hay mucho qué perder. Si continúa bajan do el nivel de agua, el río Colorado perdería su capacidad de producir energía hidroeléctrica, lo que representa un gran golpe para los estados adyacentes.

Esta gran arteria fluvial también abastece a decenas de millones de personas y a innumerables hectáreas de tierras de cultivo. Además, pone en peligro a minorías, como las tribus de indios americanos.

"El agravamiento de la crisis de la sequía en todo el Oeste no sólo es malo para las empresas y las explotaciones agrícolas. Es una amenaza existencial para nuestras comunidades y nuestros medios de vida. La creciente crisis de la sequía se ve alimentada por los impactos del cambio climático, incluyendo el calor extremo, la escasez de precipitaciones, a su vez condiciones de sequía severas que perpetúan la crisis climática al aumentar el riesgo de incendios forestales, afectando a los rendimientos de los cultivos y, en última instancia, perturbando nuestros ecosistemas y el clima en su conjunto", aseguraba Deb Haaland, secretaria del Interior de Estados Unidos, la primera mujer indígena en servir en dicho puesto.

Tras años de advertencias, Washington cierra el grifo. A partir del año que viene el suministro de agua del río para Arizona se reducirá en un 21 %, mientras que Nevada recibirá un 8 % menos. En el caso de México la asignación se reducirá en un 7 %. 

Estados Unidos enfrenta las consecuencias de la sequía de la temporada, la peor en más de 1 000 años.

Editor de vídeo • Blanca Castro