Argelia | Macron intentará reconducir una relación bilateral marcada por continuas fricciones

Access to the comments Comentarios
Por euronews
Foto:
Foto:   -   Derechos de autor  AFP

El presidente francés Emmanuel Macron inicia este jueves una visita inhabitualmente larga para la diplomacia francesa, tres días, con un séquito de 90 personas que le acompañan, entre los que están siete ministros, parlamentarios, empresarios e incluso un campeón de boxeo de origen argelino.

Objetivo: restaurar las relaciones con Argelia. Espera reconducir una relación bilateral marcada por continuas fricciones y reproches por el pasado, que considera fundamental por la dimensión humana, económica y estratégica.

Poca esperanza en la calle entre jóvenes argelinos:

Kadour, vendedor ambulante: "Le damos la bienvenida (a Macron). Si quiere puede venir a Argel y vivir aquí y yo me iré a Europa en su lugar. Él puede vivir en mi casa y yo puedo ir allí, con ellos. Porque Argel no tiene nada que ofrecer, no hay trabajo, no hay nada, no hay esperanza. El coche más barato cuesta aquí unos dos mil euros). ¿Cómo nos lo vamos a permitir? No hay trabajo. Cada vez que vamos a pedir trabajo, nos mandan a casa. Queremos pedirle a Macron que nos encuentre una solución, que nos permita salir de Argelia."

Nazim, estudiante:"No esperamos gran cosa de la visita de Emmanuel Macron, francamente. Nada cambiará en absoluto en las relaciones entre Francia y Argelia. Nada cambiará en ningún caso. No es culpa del gobierno, es es por culpa del pueblo, de la población y la sociedad."

Las relaciones entre los dos países parecían prometedoras en su primera visita como joven presidente en diciembre de 2017 francés, nacido tras la guerra de Argelia.

Pero la relación, marcada por la dolorosa historia compartida de la guerra de independencia de los años 60, sufrió un golpe hace un año, con críticas del presidente francés que provocaron una crisis diplomática.

Una de las grandes prioridades para Francia es conseguir que las autoridades argelinas acepten la llegada de sus nacionales expulsados por Francia por estar en situación irregular o por haber sido condenados por delitos comunes.

El Elíseo reveló que el 18 de agosto Argel levantó uno de los grandes obstáculos, al eliminar la obligación de que los expulsados tengan que haber accedido a someterse a un test PCR de covid antes de salir de Francia, a lo que se negaban de forma casi sistemática.

A cambio, París estima que ya ha dado muestras de apertura en la concesión de visados, con 75.000 en los primeros meses de este año, después de haberlos restringido anteriormente como medida de presión.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Comentario en off)