El féretro de la reina Isabel II llega al Palacio de Holyrood en Edimburgo

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Viaje del féretro de la reina Isabel II por tierras escocesas
Viaje del féretro de la reina Isabel II por tierras escocesas   -   Derechos de autor  Alastair Grant/ The Associated Press

El féretro de la reina Isabel II ha llegado a Edimburgo. Fue recibido por una gran multitud que se había concentrado en el centro de la capital de Escocia. Culmina así el recorrido de unos 200 kilómetros que comenzó desde el castillo de Balmoral donde falleció la monarca el jueves. Miles de personas se congregaron con banderas a lo largo del trayecto para aplaudir al paso del coche fúnebre.

Cubierto con el estandarte real de Escocia y una corona de flores procedentes de los jardines de su residencia de verano, el féretro fue recibido por el Real Regimiento de Escocia que trasladó el cuerpo hasta la sala del trono donde permanecerá hasta este lunes por la tarde.

Una vez dentro del edificio, el Regimiento Real de Escocia y miembros de la Guardia Real desfilaron en silencio en el patio antes de abandonar el recinto. El último viaje de la reina por tierras escocesas ha durado seis horas y ha transcurrido por diferentes poblaciones como Ballater

"La hemos seguido (a ella) durante toda nuestra vida", recuerda Stephanie Cook. "La reina ha estado de forma constante en toda nuestra vida", añade.

"Aunque esto fue siempre inevitable. Ha sido un golpe repentino, creo que para todo el país" destaca Dorothy Longley. "Era una persona encantadora, una mujer encantadora", apunta.

Se prevé que este lunes el féretro procesione hasta la Catedral de St. Giles, acompañado por el rey y miembros de la familia real. Allí estará 24 horas.

Después viajará a Londres

Aunque en un principio estaba previsto que el féretro fuera llevado en el tren real desde la estación de Waverley, en Edimburgo, hasta la estación de King's Cross, en Londres, se hará en un avión oficial hasta una base militar londinense, en el que viajará la princesa Ana, la única hija de la reina Isabel II.

En la capital, el féretro será trasladado al palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real, donde permanecerá unas 24 horas. El miércoles se iniciará el cortejo fúnebre desde el palacio hasta Westminster Hall, el área más antigua del Parlamento.

Es en este gran espacio donde el féretro permanecerá durante cuatro días, cubierto con el estandarte real y custodiado por los guardias reales mientras la población accede para darle el último adiós.

Durante los cuatro días en que Isabel II yacerá en capilla ardiente "de Estado", por estar en el Parlamento, los miembros de la familia real se irán turnando para hacer guardia junto al féretro, una tradición que lleva el nombre de "la vigilia de los príncipes".

En los días siguientes, habrá diversos ensayos para el esperado funeral de Isabel II, que se prevé sea un acontecimiento rodeado de pompa, con el desfile de los guardias reales y otros regimientos, entre ellos los escoceses, que harán sonar sus gaitas.

El próximo fin de semana empezarán a llegar a Londres jefes de Estado, primeros ministros, presidentes y miembros de otras casas reales para el funeral de Estado que Isabel II recibirá en la Abadía de Westminster, donde la reina se casó en 1947.

El funeral se celebrará en la abadía de Westminster

El día del funeral, el féretro será llevado desde el Palacio de Westminster hasta la abadía en un carro de cañón, que marineros tirarán con cuerdas, en vez de hacerlo con caballos.

Por detrás del féretro irán el rey Carlos III, el príncipe de Gales, Guillermo, heredero al trono británico, así como otros miembros de la familia real, un evento que será seguido por televisión por millones de personas en el Reino Unido y el mundo.

Tras la despedida a Isabel II, sus restos serán llevados a la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, para ser depositados junto a los de sus padres.