Ucrania recupera el bastión de Limán, en Donetsk, un día después de que Rusia se la anexionara

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con EFE, AP
Dos soldados ucranianos colocan la bandera de Ucrania tras recuperar la ciudad de Limán, en Donetsk.
Dos soldados ucranianos colocan la bandera de Ucrania tras recuperar la ciudad de Limán, en Donetsk.   -   Derechos de autor  Administración Presidencial de Ucrania

Los soldados ucranianos vuelven a colocar su bandera en Limán, un importante enclave ferroviario en el este de Ucrania que estaba bajo control de las tropas de Moscú. Conduce tanto a los bastiones ucranianos en Donetsk como a la zona prorrusa en la vecina Lugansk.

A primera hora del sábado, el ejército ucraniano decía haber "rodeado" a varios miles de soldados rusos en la ciudad que han terminado por tomar obligando a replegarse a los soldados.

"Debido al riesgo de ser cercados, las fuerzas aliadas han sido retiradas de la localidad de Limán a posiciones más ventajosas", señala el comunicado del Ministerio de Defensa de Rusia, que admite así su segunda gran derrota en el último mes en Ucrania.

La nota destaca que la artillería rusa ha causado numerosas bajas a las brigadas mecanizadas ucranianas 66 y 93, además de destruir tanques y otros vehículos militares. Pero admitió que, "pese a las pérdidas sufridas, al disponer de superioridad en fuerzas y recursos, el enemigo introdujo refuerzos y continuó su ofensiva en esa dirección".

Limán está en la región de Donetsk,una de las regiones de Ucrania que Rusia se anexionó el viernes. Antes de firmar el tratado de anexión en el Kremlin, el líder de la autoproclamada república popular de Donetsk, Denís Pushilin, informó de que había recibido "noticias alarmantes" de Limán.

Euronews
Mapa de las regiones del este de UcraniaEuronews

Los prorrusos confirmaron este sábado los intentos rusos de "desbloquear" la ciudad con intensos bombardeos por parte de las fuerzas del Distrito Militar del Sur. Según la administración leal a Kiev, en Limán se encontraban unos 5.000 hombres, aunque ni Moscú ni los prorrusos han precisado ninguna cifra.

Como parte de la ofensiva de Vladímir Putin, el ataque a convoyes humanitarios. El último, un bombardeo a una caravana de civiles cerca de la ciudad de Zaporiyia, en el sur del país, ha dejado 30 muertos y 88 heridos, según el último recuento de víctimas. 

La segunda gran derrota de Rusia

Mientras tanto, las fuerzas ucranianas han recuperado amplias franjas de territorio en una contraofensiva que comenzó en septiembre y que les permitió expulsar a las fuerzas rusas de la zona de Járkov y avanzar hacia el este a través del río Oskil.

Desde Kupiansk, este soldado ucraniano ecplica que la zona exacta en la que se encuentran "fue liberada hace unos cinco días". "Puede que me equivoque un poco porque todo este periodo parece un largo día. Este es un tanque ruso... hay muchos tanques rusos aquí. Todos fueron destruidos por la artillería. Ese transporte de tropas fue destruido por un dron kamikaze que nos dieron nuestros socios occidentales. Y la infantería murió durante un tiroteo".

La pérdida de esta ciudad por parte de Moscú supone un nuevo revés para el ejército ruso después de haber sufrido varias derrotas militares desde principios de septiembre y el lanzamiento de la contraofensiva de Kiev en el sur y el este de Ucrania.

El pasado 8 de septiembre las fuerzas rusas también tuvieron que retirarse de la región nororiental de Járkov, lo que allanó el camino para que los ucranianos avanzaran hacia Limán.

Ese revés, que se suma al repliegue del norte de Kiev en abril, causó un gran malestar entre los ultranacionalistas rusos y provocó el decreto de movilización parcial firmado a mediados de mes por el presidente ruso, Vladímir Putin.