Los jugadores del Arema: "Había 8 muertos en nuestro vestuario"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
Jugadores y directivos del club de fútbol Arema FC rezan frente al estadio Kanjuruhan
Jugadores y directivos del club de fútbol Arema FC rezan frente al estadio Kanjuruhan   -   Derechos de autor  Achmad Ibrahim/Copyright 2022 The Associated Press

Un campo de fútbol convertido en campo de batalla y 125 personas muertas en Indonesia. El partido entre el club de fútbol Arema y el Persebaya Surabaya, acabó este sábado en una de las peores tragedias de la historia del fútbol. 3.000 aficionados del equipo anfitrión, el Arema, de la ciudad de Malang, saltaron al campo del Kanjuruhan molestos por la derrota 2 goles a 3 contra su rival. La policía respondió con gases lacrimógenos y cundión el pánico entre los espectadores. Los jugadores tuvieron que esconderse en los vestuarios donde permanecieron durante cinco horas hasta poder ser evacuados.

"El partido había terminado, habíamos perdido e íbamos a dar un paseo de agradecimiento, como solemos hacer, pero decidimos quedarnos en el centro del campo. Nos acercamos a un banquillo para pedir disculpas, mientras tanto empezaron a invadir el campo, dos o tres personas, eso no era ningún problema. Pero de repente empezamos a ver que venía mucha gente, y entonces corrimos hacia los vestuarios", explicaba Sérgio Silva, jugador del Arema FC.

"Los aficionados empezaron a huir despavoridos y lo siguiente que sé es que había siete u ocho muertos en nuestro vestuario. Fue un caos total. Nunca había vivido una situación así", lamentaba Abel Camará, compañero de Silva.

Los servicios de emergencia llevaban heridos y cadáveres a los vestuarios. 17 menores murieron en el estadio que, según el testimonio de los jugadores, parecía más un campo de batalla. Un policía murió a manos de los hinchas. Los testigos aseguran que la respuesta de los agentes fue demasiado dura, y desencadenó en una estampida que acabó en tragedia. El Gobierno indonesio anunció este lunes una investigación independiente.