Una granja italiana produce combustible a través de residuos ganaderos

Access to the comments Comentarios
Por Luca Palamara
"Producimos energía a partir de los excrementos de los animales y de los residuos del ganado", explica la dueña de la granja.
"Producimos energía a partir de los excrementos de los animales y de los residuos del ganado", explica la dueña de la granja.   -   Derechos de autor  Euronews   -  

Producir energía y combustible para automóviles a partir de residuos ganaderos. Parece demasiado bueno para ser cierto, pero esto es lo a lo que se dedican en esta granja cerca de Piacenza, al norte de Italia.

Aquí, 600 vacas viven tranquilamente, produciendo la cantidad diaria de leche que se les pide. No son conscientes de que sus residuos se utilizan para ayudar a los conductores a reducir drásticamente los costes de combustible de sus coches.

En su origen, esta granja estaba dedicada a la cría de animales, a la venta de productos lácteos y como lugar de vacaciones; pero los propietarios de esta empresa familiar decidieron dar un paso hacia adelante.

**Nicoletta Cella, propietaria de la granja y de la estación de servicio,**cuenta que en los últimos años "hemos puesto en marcha un proyecto que nos permite producir energía renovable y tener una economía circular". Esta explica: "Producimos energía a partir de los excrementos de los animales y de los residuos del ganado, además de crear el resto de productos agrícolas".

Las vacas están ayudando a los humanos a superar la crisis energética y lo hacen de la forma más inesperada. Además de beber su leche y comer su carne, ahora también se pueden utilizar su "desechos digestivos" para obtener combustible barato para los coches.

Detrás de la granja, hay unas infraestructuras que extraen el biometano de los desechos de los animales y lo transporta directamente a la parte delantera, donde los clientes esperan pacientemente en el surtidor para obtener su combustible barato.

El proceso va directamente del productor al consumidor, a través de una pequeña tubería amarilla. Los conductores pueden conseguir aquí un depósito lleno de combustible por el simple precio de 1,39 euros por kilo, que es aproximadamente la mitad o, en algunos casos, incluso un tercio de los precios actuales.

"Producimos combustible biosostenible a partir de nuestros residuos ganaderos y la idea de que nosotros, una empresa agrícola, podamos introducirlo en el sistema de transporte es muy gratificante a nivel personal", confiesa Cella.

La estación de servicio abrió sus puertas el pasado mes de febrero, un par de semanas antes de la invasión rusa de Ucrania y del repentino aumento de los costes de la energía y el combustible. Pero aquí, en esta pequeña granja italiana, han encontrado una forma sostenible de luchar contra la crisis.