“Vamos a volver al 36”: indignación en España tras el mitin del partido ultraderechista Vox

Access to the comments Comentarios
Por Laura Llach
El líder de Vox, Santiago Abascal, se dirige a su público durante el mitin de la formación
El líder de Vox, Santiago Abascal, se dirige a su público durante el mitin de la formación   -   Derechos de autor  Jesus Hellin/AP

Entre banderas de España y del partido ultraderechista Vox los asistentes iban llegando a Viva22. El gran mitin político, organizado por la formación que lidera Santiago Abascal, no ha estado exento de polémica.

El evento se celebraba este fin de semana en un recinto de 62.000 metros cuadrados en Valdebebas (Madrid), con capacidad para 80.000 personas, aunque según la propia formación, la afluencia total se ha quedado entre los 10.000 y 15.000 asistentes.

52 casetas decoraban el espacio. Una por cada provincia española, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Un homenaje a la historia de España con personajes históricos representando cada uno de los puestos. Reyes, monjes, conquistadores, políticos, artistas y científicos lucían en las distintas casetas.

En la de Girona, la estelada, bandera que representa el movimiento independentista, pintada en el suelo que pisaban los asistentes al entrar en el espacio. Ya dentro se encontraban con lazos amarillos, banderas de Cataluña desgarradas y carteles por la libertad de los políticos independentistas.

Líderes de la extrema derecha mundial

Hay que “hacer otra vez a España grande”, sonaba en boca del eurodiputado Jorge Buxadé, que parafraseaba a Donald Trump, expresidente de Estados Unidos. El cual también tuvo protagonismo en el mitin, el mismísimo exmandatario aparecía en un vídeo desde su avión privado felicitando a Santiago Abascal.

“Tenemos que asegurarnos de que protegemos nuestras fronteras e impulsamos una buena agenda conservadora. España es un gran país y queremos que lo siga siendo. Así que enhorabuena a Vox por todos esos extraordinarios mensajes”, decía Trump.

También Meloni quiso acompañar virtualmente a Abascal. Mucho más comedida que Trump, la líder de Hermanos de Italia, agradecía el apoyo mostrado por Vox tras su victoria electoral y desgranaba sus próximos pasos junto con sus intenciones en el Ejecutivo.

Tampoco se quisieron perder la fiesta el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán y su homólogo polaco Mateusz Morawiecki. Este último siendo el único que acudió presencialmente al mitin y compartió escenario con Santiago Abascal.

El líder de Vox clamaba desde la tarima que "España está al borde del abismo" y animaba a su público a elegir en las urnas sobre la legalidad de los partidos "cuyo objetivo es la ruptura nacional" o si se mantienen las leyes de género "que atacan a la familia y el sentido común o si las derogamos de un plumazo".

“Vamos a volver al 36”

Sin duda, el plato fuerte del mitin tuvo lugar una vez se puso el sol. El grupo a cargo de animar la fiesta era el polémico Los Meconios junto con el cantante Infovlogger, conocidos por sus parodias de tinte político en las que se burlan de la izquierda.

Su actuación se hacía viral en las redes sociales tras cantar una canción titulada 'Vamos a volver al 36', en referencia a 1936, año del golpe de Estado franquista con el que se inició la Guerra Civil española.

Una frase que la canción repite cuatro veces durante el estribillo y que no ha dejado indiferente a nadie. Tanto ha sido el revuelo que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha pedido a la Fiscalía General del Estado que abra una investigación al respecto.

También han solicitado a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática “ejercer como denunciante contra un delito de odio”.

La canción continuaba: “la izquierda que gobierna ya se llama frente popular, rodeados de revolucionarios pajilleros de sofá”. Para seguir las alusiones a la Guerra Civil, la letra menciona el Frente popular, la histórica coalición electoral creada en 1936 por los principales partidos de centro-izquierda españoles. La coalición estaba en el poder en vísperas del golpe de Estado de Francisco Franco.

Y la cosa no quedaba ahí. El show también ironizó sobre las agresiones sexuales y cargó contra el colectivo feminista. Esa misma noche, desde el escenario, se escucharon frases como “las feministas protestan por una violación grupal, hay 10 más que investigar, me da igual son de Senegal”.

En este verso hace referencia a las feministas que protestaron por la violación grupal de La Manada y las acusa de pasar por alto los casos en los que los violadores son inmigrantes.

Tampoco se libraba el colectivo LGTBI, los cantantes entonaban asegurando que si una persona quiere asistir al desfile del orgullo "al COGAM (el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid) debes enseñar el carnet de buen homosexual".

"Una boyband nazi"

La actuación ha generado un aluvión de críticas, la propia cuenta oficial de Podemos en redes sociales la ha calificado de “boyband nazi" o los “Backstreet Boys nazis”.

Los aludidos se han justificado asegurando que se intenta hacer creer a los usuarios "que estamos alentando a volver al 36". Sostienen que lo que querían decir es que el Gobierno de Pedro Sánchez "nos está llevando al año 36". Además, se han quejado de las reacciones que han tenido los políticos de izquierdas ante la letra de la canción, por "la manipulación de los medios" y por "la cantidad de amenazas que hemos recibido".

Por su parte, Vox ha negado este mismo lunes que quiera volver al pasado y ha señalado que lo que buscan es la unidad de España.