Karim Khan, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional: "no estamos en una película de Hollywood"

Access to the comments Comentarios
Por Shona Murray  & Euronews en español
Karim Khan, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional: "no estamos en una película de Hollywood"
Derechos de autor  euronews

Hemos sido testigos de una nueva escalada violenta en la guerra de Ucrania, incluyendo ataques a civiles y zonas civiles. Hay un fuerte clamor por que se aplique la justicia internacional, tanto por los crímenes de guerra cometidos en territorio ucraniano como por la disuasión. The Global Conversation entrevista en esta ocasión a Karim Khan, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional en La Haya.

Euronews: A la luz de lo sucedido en los últimos días en Bucha, vimos cómo el Comité de Derechos Humanos de la ONU investigó cerca de 30 pueblos en los que encontraron pruebas de ejecuciones, violaciones... De niños de tan solo cuatro años a adultos de más de ochenta. ¿Cuál es el papel de la CPI en la persecución de estos graves crímenes?

Karim Khan: El papel de la fiscalía es asegurarse de que se rinden cuentas, de que no hay refugio para la impunidad. Hoy por hoy existe la creencia creciente de que todo puede tener lugar. No hay consecuencias cuando se cometen delitos. Y eso requiere que estemos sobre el terreno. Requiere que investiguemos y lleguemos a la verdad, y que luego tengamos la resistencia y que utilicemos los procesos de los tribunales para presentar los casos a los jueces independientes para su revisión, en caso de asegurar que se han cometido delitos.

Euronews: Hemos visto que Ucrania ha procesado a algunas personas en sus tribunales nacionales. Pero supongo que la cuestión es cuándo veremos a los generales, soldados y militares responsables de estos crímenes en una sala de justicia.

KK: Bueno, eso depende de las pruebas. Pero ciertamente, —y esto lo he dicho antes de mi elección y al comenzar mi mandato en junio del año pasado—, tenemos la responsabilidad de mostrar que la justicia internacional no es una construcción teórica. En realidad la sienten las víctimas y los que más necesitan la ley: los más vulnerables; los niños, las mujeres y los hombres que son civiles, que están sufriendo enormemente, que son y se sienten libres y seguros en Ucrania y en tantas partes del mundo. Así que soy muy consciente del hecho de que la justicia internacional no puede ser vista como un ejercicio histórico que investiga acusaciones pasadas de interés histórico.

Euronews: Lo que quiero decir es: ¿contempla usted un tribunal aquí en La Haya como complemento del sistema judicial nacional de Ucrania? ¿Es así? Porque eso es lo que se pide, algo así como lo que vimos con Yugoslavia, Ruanda y otros ejemplos.

KK: Ciertamente, tiene razón, el principio de complementariedad es un principio fundamental. En este sentido, hemos tenido una muy buena cooperación con las autoridades de Ucrania. Trabajamos estrechamente con ellas. Llevamos a cabo nuestras investigaciones de forma independiente porque, por supuesto, tenemos cierta arquitectura legal que Ucrania no tiene.

Contamos con disposiciones para el genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad. Tenemos la capacidad de acusar no sólo a los autores directos, —a las personas que supuestamente violan o matan o bombardean—, sino a los superiores, militares o políticos. Esto es algo que tenemos como herramienta legal bajo el Estatuto de Roma, y lo utilizaremos si las pruebas lo requieren.

Euronews: Porque, por supuesto, usted ha mencionado que esto tiene ecos de Nuremberg. ¿Quién dijo eso en las Naciones Unidas? Quiero decir, potencialmente. ¿Está diciendo usted que por ejemplo el presidente de Rusia, Vladímir Putin, podría encontrarse ante el tribunal de crímenes de guerra aquí en La Haya?

KK: Bueno, está claro desde Nuremberg que ni las órdenes superiores son una defensa, ni la posición oficial de un individuo como general, o como presidente, o como primer ministro, motivo de inmunidad. La Corte Penal Internacional, como tribunal internacional reconocido por el Consejo de Seguridad, utilizado por el Consejo de Seguridad en Sudán, en Libia y en otros casos, tiene jurisdicción para tratar con cualquier individuo que haya cometido crímenes o que haya impedido o dejado de castigar crímenes dentro de nuestra jurisdicción.

Euronews: Eso significaría también su inmunidad en el caso de cualquier acuerdo de paz o solución negociada entre Ucrania y Rusia.

KK: No hay inmunidad para los crímenes internacionales. Y uno de los principios de Nuremberg, como sabrá, es que no hay prescripción para los crímenes de guerra o los crímenes contra la humanidad. Así que, ya sabe, en términos de crímenes que son "Hostis humani generis", es decir, que son crímenes contra la humanidad, que violan estos principios básicos de nuestra humanidad... No puede existir un refugio seguro: la ley tiene un papel y nosotros haremos nuestra parte.

En el momento en que hablamos de armas nucleares tácticas, estamos en la víspera de una pesadilla. Y tenemos que tomarlo muy en serio. Esto no es una película de Hollywood
Karim Khan
Fiscal jefe de la Corte Penal Internacional

Euronews: A partir de sus propias pruebas, de lo que ha visto personalmente y demás, así como de la retórica que estamos escuchando por parte de Rusia, de sus generales y otras personalidades.. muchos expertos legales sostienen que estamos ante ideología de genocidio. ¿Es algo que cree que puede investigar?

KK: Estamos en un momento muy crítico. Un momento en que los líderes hablan de usar la violencia, de usar bombas, de usar las balas. Se trata de hacer una pausa y pensar: ¿a dónde vamos? Pero en el momento en que hablamos de armas nucleares tácticas, no es sólo estamos ante la dimensión desconocida; es la víspera de una pesadilla. Y tenemos que tomarlo muy en serio. Creo que la ley tiene un papel que desempeñar. Esto no es una película de Hollywood. No es ficción. 

Esto es algo que está muy cerca y que es personal para mucha gente. Y aquellos ucranianos que están dispersos por toda Europa, que están fuera de sus hogares, que están separados de sus seres queridos; aquellos que, como los miembros de mi equipo, están en Kiev y se preguntan cuándo caerá el próximo misil... Estos civiles merecen toda la protección.

Euronews: ¿Cuál es el proceso, entonces, si hay pruebas de violaciones de la Convención de Ginebra por parte de individuos específicos? ¿Existe un proceso por el que esas personas puedan ser detenidas en territorio ruso, o en territorio ucraniano?

KK: No voy a entrar en ningún escenario específico, pero es bien sabido, y lo hemos visto en la antigua Yugoslavia, en Ruanda y en la Corte Penal Internacional, que si determino, después de las investigaciones, que hay motivos para creer que un individuo ha cometido crímenes, puedo solicitar una orden. Los jueces determinarán entonces si se cumple o no la norma. Y entonces pasamos a una fase de estudio de las posibilidades de detención, o bien las personas se entregan voluntariamente. Hemos tenido jefes de Estado que se han entregado voluntariamente ante este tribunal.

Euronews: Una última pregunta antes de dejarle marchar: como experto jurídico, hemos visto cómo se bombardeaba el puente de Kerch en la Crimea ocupada. En su opinión, ¿es un objetivo militar legítimo, teniendo en cuenta que estamos en medio de una guerra y que se trata de un territorio ocupado?

KK: No voy a comentar esto, porque en realidad ni siquiera sé lo que ocurrió. He leído en la información pública una serie de escenarios que iban desde un accidente a un sabotaje, pasando por toda una variedad de cuestiones. Pero, en términos de lo que puede constituir ese ataque, no diré más. Ya sabe lo tentador que es opinar en este programa sobre si esa instancia puede ser un crimen o no, o si era un objetivo legítimo o no.

Una cosa está clara: no se puede atacar deliberada e intencionadamente objetos civiles, escuelas y hospitales o lugares de residencia de civiles, a menos que se utilicen para obtener una ventaja militar clara. E incluso entonces, existe una regla de proporcionalidad. Esto es algo aplicable. Y por supuesto, se puede extrapolar eso en términos de una variedad de objetivos diferentes, ya sean puentes o lugares de energía. Pero la difusión del terror no está permitida.