EE. UU. confirma la entrada directa de Irán en la guerra de Ucrania con un grupo militar en Crimea

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Un soldado ucraniano en un howitzer AHS Krab polaco en la región de Donetsk
Un soldado ucraniano en un howitzer AHS Krab polaco en la región de Donetsk   -   Derechos de autor  LIBKOS/AP

Estados Unidos ha confirmado que Rusia está empleando drones iraníes en sus ataques para aterrorizar a la población ucraniana, algo que negaban ambos países. 

Fallos constantes en los drones iraníes

Y que Irán está ahora implicado directamente en la guerra, pues ha enviado a Crimea a un grupo de militares para dar apoyo técnico y entrenamiento a los soldados rusos en el manejo de estos aparatos que estaban sufriendo continuos fallos.

"Podemos confirmar que personal militar ruso con base en Crimea ha estado pilotando vehículos aéreos no tripulados y usándolos para realizar ataques cinéticos por toda Ucrania, entre ellos ataques contra Kiev en días recientes", decía el portavoz del Departamento de Estado Ned Price. "Evaluamos que personal militar iraní estaba sobre el terreno en Crimea y ha asistido a Rusia en estas operaciones. Rusia ha recibido hasta ahora decenas de estos vehículos no tripulados y probablemente seguirá recibiendo envíos adicionales en el futuro".

Zelenski alerta de un atentado contra una central hidroeléctrica

Según fuentes rusas, unas quince mil personas han sido ya sacadas de Jersón por el río Dnipro desde que comenzó la evacuación el pasado miércoles.

Por su parte, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski ha alertado de que Rusia prepara un ataque contra una central eléctrica de Jersón que tendría consecuencias similares al uso de armas de destrucción masiva.

"De acuerdo a nuestra información, terroristas rusos han minado la presa de la central hidroeléctrica de Kajovka. Ahora todos en el mundo deben actuar con fuerza y rapidez para evitar otro ataque terrorista ruso. Volar la presa supondría un desastre a gran escala".

Rusia ha asegurado que la Cruz Roja tenía permiso para visitar la cárcel de Olenivka, donde decenas de prisioneros de guerra ucranianos murieron el pasado julio en un bombardeo, pero fue bloqueada por cuestiones de seguridad. Kiev había acusado esta semana al organismo de inacción que facilitaría posibles torturas a sus militares recluidos.

Y la ONU lamenta que Moscú rechace constantemente sus peticiones para ofrecer ayuda humanitaria en las zonas controladas por sus tropas. Mientras, aumenta la tensión entre ambas partes. Rusia acusa a la organización de parcialidad en favor de los países occidentales.