This content is not available in your region

Decenas de pescadores peruanos protestan en Lima por el vertido de la empresa española Repsol

Access to the comments Comentarios
Por Redacción española
Pescadores protestan con peces muertos tintados de negro frente a la sede de Repsol en Lima.
Pescadores protestan con peces muertos tintados de negro frente a la sede de Repsol en Lima.   -   Derechos de autor  AFP   -  

Lanzando a las puertas de la petrolera varios peces muertos tintados de negro, piden indemnizaciones que se ajusten a cada situación personal. Hasta 15.000 personas se vieron afectadas por el vertido de petróleo del pasado 15 de enero. Desde las asociaciones de pescadores presentes en la protesta, que representan a unos 3.000 afectados, aseguran que no pueden retomar su actividad en la pesca porque sigue habiendo crudo en el mar.

"Han prohibido que nosotros vallamos a pescar, pero cuando he tenido la oportunidad de tirar mi cordel (instrumento de pesca) para buscar que pescar no he conseguido más que tres o cuatro pescaditos cuando (antes) llenábamos nuestras canastas", explica el pescador Jaime Cruz García.

"Mi esposo ha tenido que buscar trabajo de albañil, tratar de buscar otra cosa porque nos cambió nuestras vidas, nadie esperaba esto es cierto, pero también que asuma su responsabilidad Repsol con cada uno de nosotros y no nos cierre la puerta”, lamenta Rosa Macedonia, pescadora y armadora.

En una descarga de crudo en la refinería de La Pampilla se derramaron unos 12.000 barriles de petróleo del buque "Mare Doricum", de bandera italiana. Un vertido que tendría consecuencias durante 10 años, según expertos de Naciones Unidas.