This content is not available in your region

El G20 se acerca a una declaración conjunta contra la guerra de Rusia a pesar de las divisiones

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP, EBU, EFE
 "Se subestima mi influencia sobre Putin", dijo el presidente chino Xi Jinping
"Se subestima mi influencia sobre Putin", dijo el presidente chino Xi Jinping   -   Derechos de autor  Leon Neal/WPA Rota   -  

Los líderes de la Unión Europea han tenido una agitada jornada de reuniones en Bali para acordar una condena del G20 a la invasión rusa de Ucrania.

La guerra de Ucrania acaparó la mayor parte de las discusiones tanto en el foro multilateral como en las citas bilaterales, durante el primer día de la reunión de las veinte principales potencias mundiales que se celebra hasta este miércoles en la isla indonesia.

Juntos o cada uno por su lado, los políticos europeos han intentado convencer a los líderes de los países en desarrollo de que unan sus fuerzas para presionar a Moscú en todos los frentes. 

El ministro ucraniano de Exteriores Dmytro Kuleba pidió a los participantes en la cumbre del G20 que se pongan "del lado de la gente y no de criminales de guerra"

El ministro ucraniano Dmytro Klueba escribió en Twitter que "Rusia está disparando misiles mortales contra ciudades ucranianas pacíficas, destruyendo edificios residenciales e instalaciones de infraestructura energética", en alusión a la oleada de ataques lanzada esta tarde contra objetivos en todo el país y que al menos causó un muerto en la capital, Kiev.

"Es bueno y correcto que surja aquí, que se deje muy claro que esta guerra de agresión no puede ser aceptada. Que las consecuencias de esta guerra para el resto del mundo en cuanto al hambre y en cuanto a los precios de la energía, deben ser observadas cuidadosamente y que hay que hacer todo lo posible contra estos efectos negativos. Y que al mismo tiempo dejemos claro que el uso de armas nucleares no es una opción", declaró el canciller de Alemania, Olaf Scholz. 

Ante el aluvión de críticas, el ministro de Exteriores ruso echó la culpa a Ucrania. Nosotros, dijo, queremos negociar pero "todos los problemas están en la parte ucraniana que se niega categóricamente a mantener conversaciones y presenta condiciones obviamente irreales e inadecuadas para esta situación", declaró Serguéi Lavrov. 

El protagonismo de Xi Jinping

Si hay un muro que derribar para aprobar una resolución de condena a Rusia, ese muro es China. Varios líderes del G20 han pedido al presidente chino Xi Jinping que presione a Moscú para poner fin a la guerra, pero el presidente chino no parece dispuesto a ir muy lejos. "Se subestima mi influencia sobre Putin", dijo.

Después de casi tres años sin salir de su país por la pandemia, Xi Jinping se convirtió en Bali en el líder más codiciado para las reuniones bilaterales. 

El mandatario chino arrancaba el día encontrándose con su homólogo francés, Emmanuel Macron y, tras varias sesiones grupales, le esperaban más citas: con los líderes de Argentina, Alberto Fernández, con la italiana, Georgia Meloni; el australiano, Anthony Albanese; el senegalés, Macky Sall; el sudafricano, Cyril Ramaphosa y el surcoreano, Yoon Suk-yeol.

También formó parte del elenco el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que participa en la cumbre al ser España invitado permanente del grupo.

Otros encuentros bilaterales también llamaron la atención: la primera ministra italiana, la ultraderechista Giorgia Meloni, expresaba al presidente estadounidense Joe Biden su firme apoyo a Ucrania y a la OTAN. 

Meloni también se reunió con el presidente turco Reçep Tayyip Erdogan, uno de los políticos que más esfuerzos ha hecho para mediar entre Rusia y Ucrania.