This content is not available in your region

Ghana dice que la insurgencia en el Sahel podría "engullir" África Occidental

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ghana dice que la insurgencia en el Sahel podría "engullir" África Occidental
Ghana dice que la insurgencia en el Sahel podría "engullir" África Occidental   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

ACCRA, 22 nov – El presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, advirtió el martes de que la insurgencia islamista en el Sahel de África Occidental amenaza con envolver toda la región.

Los dirigentes de África Occidental y los ministros europeos se encuentran en Accra, capital de Ghana, para debatir soluciones regionales a la insurgencia que se está extendiendo a medida que las tropas extranjeras se retiran de Mali, donde los militantes se han apoderado de vastas franjas de territorio.

Francia, Dinamarca y Costa de Marfil son algunos de los países que pusieron fin a la cooperación militar con Malí este año por la colaboración de la junta gobernante con mercenarios rusos.

Mali, donde la insurgencia de África Occidental echó raíces en 2012, ha tenido encontronazos con los Gobiernos regionales, las potencias occidentales y una misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas desde que un Gobierno militar que tomó el poder en un golpe de Estado en agosto de 2020 no celebró las elecciones prometidas.

La colaboración con Rusia y los supuestos abusos del ejército han exacerbado las tensiones.

Preocupa que la retirada militar de Malí cree un vacío de seguridad en una zona en la que grupos vinculados a Al Qaeda y al Estado Islámico ya se han ramificado en los países vecinos de Malí y se han trasladado a los estados costeros del sur del Sahel.

“Hoy los grupos terroristas, envalentonados por su éxito en las regiones, buscan nuevos terrenos”, dijo Akufo-Addo en la segunda jornada de la conferencia de seguridad de la Iniciativa de Accra.

“El empeoramiento de la situación… amenaza con engullir toda la región de África Occidental”, dijo.

Los atentados han aumentado en la última década a pesar de los esfuerzos por combatir a los insurgentes. La violencia ha causado la muerte de miles de personas y ha desplazado a más de 2,7 millones en todo el Sahel, según la ONU.

El conflicto y las perturbaciones climáticas también han generado una crisis alimentaria en la región.

Más de 30 millones de personas en el Sahel necesitarán asistencia y protección para salvar sus vidas en 2022, lo que supone casi dos millones más que el año anterior, dijo la ONU en junio.

Estados costeros como Benín y Togo han sufrido un aumento de los ataques en los últimos años, lo que ha provocado debates sobre la ayuda occidental para frenar la expansión de la insurgencia hacia el sur.

“El riesgo de contagio a los Estados costeros ya no es un riesgo, es una realidad”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

“Todos tenemos que identificar la mejor manera de tener un impacto sobre el terreno”, dijo, añadiendo que el apoyo de la UE a la región incluía “material letal con fines defensivos”.