El Ministerio del Interior español aumenta la seguridad tras detectarse varias cartas con explosivo

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español  con EFE
Exteriores de la Embajada de Ucrania en Madrid (España).
Exteriores de la Embajada de Ucrania en Madrid (España).   -   Derechos de autor  Paul White/AP

España incrementa las medidas de seguridad decretadas tras el inicio de la guerra en Ucrania, al detectarse hasta seis sobres postales con material pirotécnico en su interior, uno de ellos dirigido al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, un envío que fue interceptado y neutralizado el pasado 24 de noviembre.

Otro de similares características se recibió el miércoles en la Embajada de Ucrania en Madrid, que provocó heridas leves a un empleado al estallar el explosivo que contenía. 

También el mismo miércoles, la empresa Instalaza especializada en la fabricación de armamento y equipos militares, recibió otro de estos sobres en sus instalaciones de Zaragoza.

Este jueves, ha habido varios envíos postales con material pirotécnico. El último, interceptado en la Embajada de Estados Unidos en Madrid. Otro, en la base aérea militar de Torrejón de Ardoz, en las cercanías de Madrid.Estaba dirigido al Centro de Satélites de la Unión Europea. Y otro más, a la sede del Ministerio de Defensa en la capital de España, destinado a la propia ministra, Margarita Robles, que también ha sido detectado por los servicios de seguridad.

Robles que se encontraba este jueves en Odesa en Ucrania ha señalado durante la rueda de prensa conjunta que ha realizaco con su homólogo ucraniano que ninguno de estos envíos va a obtaculizar el apoyo a Ucrania:

"Ninguno de estos envíos ni ninguna otra actuación violenta va acambiar el compromiso claro y firme de España, de los países de OTAN y de UE de apoyar a Ucrania, porque Ucrania está defendiendo una justa causa", ha destacado Robles.

Según las autoridades los seis sobres son de color marrón con material pirotécnico casero en su interior, que produce una llamarada, no propiamente una explosión, al menos cuatro de ellos llevan la misma letra escrita con bolígrafo en mayúscula y se sospecha que todos fueron enviados desde España.

Fuentes adicionales • TVE