La ley contra la inflación estadounidense en la agenda de la visita oficial de Macron a Washington

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
El presidente francés, Emmanuel Macron, realiza una visita oficial a Estados Unidos.
El presidente francés, Emmanuel Macron, realiza una visita oficial a Estados Unidos.   -   Derechos de autor  Carolyn Kaster/AP

Visita oficial del presidente francés, Emmanuel Macron, a Estados Unidos con las repercusiones de la Ley para la Reducción de la Inflación estadounidense (IRA) para la Unión Europea (UE), en la agenda bilateral.

Todo porque prevé una reducción de los costes de la energía a las empresas europeas si trasladan su producción al otro lado del Atlántico.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, John Kirby, celebra las discusiones.

"Nuestros socios europeos han manifestado su preocupación sobre la ley (para la reducción de la inflación). Creo que estamos abiertos ante cualquier expectativa que pueda surgir y, de hecho damos la bienvenida a las discusiones. El mes pasado, el presidente creó un grupo de trabajo específico Estados Unidos-Unión Europea, sobre esta ley para entender mejor las preocupaciones europeas al respecto y para compartir nuestras perspectivas y, en particular, respecto a las energías limpias", señaló Kirby.

Vea | Estados Unidos y la Unión Europea ¿al borde de una nueva guerra comercial?

No obstante, ante la comunidad francesa, Macron defendía la fortaleza de las relaciones entre Francia y Estados Unidos.

"Si vuelvo, y si voy a reunirme con el presidente Biden, justo después de estar con ustedes, es para intentar estar a la altura de los lazos que nuestra historia ha forjado entre nosotros, una alianza más fuerte que cualquier cosa", dijo el  presidente francés.

Además, Macron quiere convencer a Washington de la necesaria reforma que, en su opinión, deben acometer instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dos organismos que el presidente francés considera que no están adaptados a los nuevos tiempos.

Fuentes adicionales • AFP