Ucrania | Las pésimas condiciones en las que sobreviven los pacientes y sanitarios de Jersón

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
Una sala de este hospital materno de Jersón
Una sala de este hospital materno de Jersón   -   Derechos de autor  Euronews

"No tener electricidad significa no tener agua, así que médicos y enfermeras tienen que ir a buscar agua ellos mismos", destaca uno de los médicos del hospital Vodnikov de Jersón.

El hospital Vodnikov solía ser uno de los principales centros médicos de Jersón. Ahora tiene dificultades para cubrir las necesidades básicas

"Esto (cubo de agua) es para tirar de la cadena, este para limpiar el suelo... A veces este agua se utiliza para lavar. Cojo un cubo, lo pongo a hervir en la tetera y me lavo", añade.

Tras los reveses en el campo de batalla, Rusia ha lanzado ataques contra las infraestructuras críticas de Ucrania sumiendo al sistema sanitario del país en la oscuridad

Este es el único hospital materno que funciona actualmente en Jersón. Desde que la ciudad fue recuperada por las tropas ucranianas, al menos 8 bebés han nacido aquí. Pero vienen al mundo en circunstancias muy difíciles

El Dr. Morosov accedió a mostrarnos los pasillos y quirófanos que antes conocía tan bien... pero que ahora apenas reconoce. El pabellón de maternidad que dirige desde hace 24 años esta frío y oscuro. Las incubadoras, las máquinas esterilizadoras y los ventiladores... no funcionan sin energía. El Dr. Morosov dice que nunca había visto este lugar así

Serhiy Morosov, jefe de la sala de maternidad del hospital Tropinyh, señala: "¿Cómo nos las arreglamos? Cuando no hay luz utilizamos la linterna. Y recogemos el agua en recipientes. La recogemos con antelación. Cuando la situación es muy grave, nos trasladamos al edificio de cuidados intensivos".

La mitad de la infraestructura energética de Ucrania está dañada o destruida, y se estima que hay 10 millones de personas sin electricidad Entre ellas se encuentra Marina, que dio a luz hace dos días. Dice que confía en que lleguen días mejores, para Ucrania y para una de sus nuevas residentes, Valeria.

"Me gustaría... esperemos que haya (paz) pronto", destaca Marina.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (voz en off)