El gaseoducto "TAPI" creará 12.000 puestos de trabajo

El gaseoducto TAPI creará 12.000 puestos de trabajo

Los líderes de Turkmenistán, Afganistán y Pakistán se reunieron el 23 de febrero junto al ministro de asuntos exteriores indio, para celebrar la finalización de las obras de este gaseoducto en Turkmenistán. Se estima, que distribuyan 33 mil millones de metros cúbicos anuales de gas. Una obra mastodóntica que dará trabajo a cerca de 12 mil personas según el presidente de TAPI, Muhammetmyrat Amanov. Amanov explicó que se ha “realizado un trabajo considerable desde 2015 con el fin de llegar a la fase actual del proyecto. Ahora han concluido las obras en Turkmenistán y empiezan en Afganistán. Esperamos que el gas transite por estas tuberías hacia finales de 2019.”

Los recientes ataques en Afganistán han suscitado preocupación entre los cuatro países implicados en el proyecto. Los talibán han amenazado con destruir el gaseoducto. Por su parte, las autoridades afganas aseguran haber tomado todas las medidas necesarias. La ministra afgana encargada de las minas y el petróleo, Nargis Nehan, admitió que “Afganistán es por supuesto, un país que tiene un alto riesgo de seguridad. Pero a nivel de los distintos gobiernos, involucrados en el proyecto, estamos preparados para proteger el gaseoducto TAPI. Somos conscientes del riesgo, pero TAPI es un proyecto tan importante, que además del Gobierno, la gente hará lo que sea para proteger el gaseoducto”.

(INFOGRAFICO)

El gaseoducto TAPI (Turkmenistán-Afganistan-Pakistan-India) https://t.co/t66Nnf26Zf pic.twitter.com/fdjA4wiXNj— Amor y Rabia News (@Amor_y_Rabia) 27 de febrero de 2018

Las tuberías conectarán el Turkmenistán con Fazilka, en la frontera indo-paquistaní. En total: 1800 kilómetros. Gracias a TAPI Afganistán recibirá 14 millones de metros cúbicos de gas, al día, y Pakistán e India, 40 millones, cada uno.

Turkmenistán es un país productor de gas, pero su transporte al extranjero siempre ha sido una tarea difícil. TAPI refuerza la economía de Asia central, abre nuevos campos de cooperación, y a la par, aumenta la suficiencia energética de los cuatro países implicados en el proyecto.

Ayer se dio un paso clave en la construcción del gaseoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India (TAPI), al reunirse los dirigentes de los cuatro países en la ciudad afgana de Herat. pic.twitter.com/JcqhGlKkIs— Descifra la Guerra (@descifraguerra) 24 de febrero de 2018

Pero la importancia del gaseoducto va más allá, como atestiguó la presencia en el evento, de los representantes gubernamentales de otros países vecinos. El ministro de economía de los Emiratos Árabes Unidos, el sultán Bin Saeed Mansoori declaró que “Afganistán necesita estabilidad económica, para poder crear una estabilidad política. Es necesario que haya sueldos, ingresos, industria, negocios, etc.Y este gaseoducto va a satisfacer esas necesidades en Afganistán. También atravesará Paquistán y la India. La conexión entre estos cuatro países se traducirá en un intercambio de conocimiento e inversiones entre todas estas naciones.”

El coste del proyecto se estima en 8 mil millones de euros. El socio líder del mismo es Turkmengaz.
Ver la versión original