This content is not available in your region

Una lección de cómo vestirse... y desvestirse

Una lección de cómo vestirse... y desvestirse
Por Euronews

<p>Una exposición sobre prendas utilizadas para vestirse… y desvestirse.</p> <p>El <a href="https://www.vam.ac.uk">Museo de Victoria y Alberto de Londres</a> enseña la historia oculta de la ropa interior en “Undressed”, “Desvestido”. 200 piezas de lencería de todos los materiales, colores y formas que abarcan más de 260 años, desde 1750 a nuestros días.</p> <p>Corpiños, fajas, miriñaques, enaguas, medias, camisones….</p> <p>“Nuestros ancestros vestían ropa interior por razones muy parecidas a las nuestras”, explica la comisaria de la muestra Edwina Ehrman. “Por higiene, por protección, por comodidad, pero también, si formabas parte de la élite, para marcar tus formas y tener la silueta de moda. Todo eso lo seguimos haciendo ahora”. </p> <p>Corsés que literalmente quitan la respiración de distintos estilos, incluido el fetichista. </p> <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="en" dir="ltr">The Victoria and Albert Museum unveils the history of underwear with “Undressed” <a href="https://t.co/71E40bb9QY">https://t.co/71E40bb9QY</a> <a href="https://t.co/5MnxfR5wph">pic.twitter.com/5MnxfR5wph</a></p>— <span class="caps">NYT</span> Fashion (@NYTFashion) <a href="https://twitter.com/NYTFashion/status/724953189846532096">26 de abril de 2016</a></blockquote> <script async src="//platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> <p>Las barbas de ballena, luego conocidas como “ballenas”, tiras elásticas procedentes de la mandíbula de estos cetáceos, fueron muy utilizadas para reforzar la estructura de los corsés durante los siglos <span class="caps">XVIII</span> y <span class="caps">XIX</span>.</p> <p>“En la segunda mitad del siglo <span class="caps">XVI</span> comenzaron a emplearse barbas de ballena”, comenta Ehrman. “Luego hubo un gran comercio de este material, y a partir de entonces casi todos los corsés llevados por mujeres de todas las clases sociales, eran reforzados con él. También se ha empleado plástico, marfil, madera o caña”. </p> <p>Esta exposición también repasa la historia del sujetador desde sus comienzos. Como soporte del busto, a partir de 1860, pasando por la introducción de la lycra, noventa años después.</p> <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="en" dir="ltr">.<a href="https://twitter.com/SuzyMenkesVogue"><code>SuzyMenkesVogue</a> on the latest exhibition at the Victoria and Albert Museum:<a href="https://t.co/WbXgWIzJm5">https://t.co/WbXgWIzJm5</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/undressed?src=hash">#undressed</a> <a href="https://t.co/h2NcseTb0x">pic.twitter.com/h2NcseTb0x</a></p>&mdash; Vogue.fr (</code>VogueParis) <a href="https://twitter.com/VogueParis/status/722032039080235009">18 de abril de 2016</a></blockquote> <script async src="//platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> <p>“Uno de los grandes avances para la ropa interior, que afectó también a la corsetería, fue la aparición de un hilo largo y elástico llamado elastex, en 1931. Este permitía reducir el número de ballenas en fajas o corsés, lo que era un gran avance. El otro fue la Lycra, disponible a partir de 1959”.</p> <p>La muestra confirma que la frontera que separa la ropa interior de la exterior ya se ha cruzado de múltiples formas. </p> <p>Incluye también ropa interior masculina, desde la más clásica a las coloridas apuestas de conocidas marcas y diseñadores.</p> <p>Toda una lección de historia y sociología que podrá visitarse hasta marzo de 2017.</p>