This content is not available in your region

Danza tradicional azerbaiyana o el máximo exponente de la cultura azerí

euronews_icons_loading
Danza tradicional azerbaiyana o el máximo exponente de la cultura azerí
Derechos de autor  euronews
Por Andrea Bolitho  & Euronews

La danza tradicional azerbaiyana es el máximo exponente de la cultura azerí, y combina la música nacional, la coreografía y la narración.

Las danzas folclóricas de Azerbaiyán están arraigadas en el patrimonio y la historia y presentan muchas variaciones en lo que respecta al estilo; desde lo bellamente complejo hasta lo impresionantemente atlético.

Fundado en 1938, el Conjunto Estatal de Danza de Azerbaiyán ha llevado su arte a todos los rincones del mundo.

Cuando se trata del vestuario, el peinado y el maquillaje, no se olvida ningún detalle.

El director de danza debe confeccionar un programa variado y emocionante que ponga de relieve no solamente la coreografía, sino también el vestuario.

"Algunos elementos difíciles de la danza son típicos de las danzas femeninas de Azerbaiyán, como los movimientos del pecho y la acentuación de los ojos, así como una combinación de ambos. También se baila con vasos. Los vasos, que contienen una especie de jarabe se equilibran en las palmas de las manos, y las bailarinas tienen que asegurarse de que no se derrame mientras bailan", declara Saina Ahmedova, profesora de danza del Conjunto Estatal de Danza de Azerbaiyán.

"Las danzas masculinas de Azerbaiyán representan a un águila que despliega sus alas en la cima de la montaña y se prepara para volar. Algunos de los elementos de la danza los ejecuta el bailarín de puntillas, y son realmente difíciles de realizar", afirma Rufat Xalilzade, director artístico del Conjunto Estatal de Danza de Azerbaiyán.

"En general, las danzas que realizan los hombres son una verdadera competición, es como si dijeran: 'Saltaré más alto que tú, realizaré el elemento más difícil aún más rápido'. Esta competición es, en sí misma, el símbolo de la valentía y la virilidad, y esto es lo que la danza está retratando", concluye Rufat Xalilzade.