Ucrania | Bailando bajo las bombas en Odesa, reportaje de Anelise Borges

Actuación de la Academia Nacional de Teatro y Ballet de la Ópera de Odesa.
Actuación de la Academia Nacional de Teatro y Ballet de la Ópera de Odesa.   -   Derechos de autor  Euronews
Por Anelise Borges

"En el escenario, sólo pienso en cómo estoy bailando, en el personaje... los pensamientos relacionados con la guerra no interfieren durante un tiempo. Confío en que el público también pueda distraerse un poco, porque es imposible no pensar en la guerra constantemente" destaca Katerina Bartosh bailarina principal de la Academia Nacional de Teatro y Ballet de la Ópera de Odesa.

Pero la guerra nunca está demasiado lejos de la mente de esta compañía de la Ópera de Odesa. Desde su reapertura en junio, con sólo la mitad del personal, esta sala ha tenido que lidiar con la proximidad del conflicto en múltiples ocasiones.

Harry Sevoyan es el director artístico en funciones de la Academia Nacional de Teatro y Ballet de la Ópera de Odesa y destaca: "Varias veces, durante las representaciones, se registraron ataques aéreos y estallaron cohetes sobre el techo del teatro. Daba mucho miedo... los artistas estábamos asustados... fue un momento muy difícil... pero al terminar el ataque aéreo la representación continuó".

Los bailarines, músicos y técnicos que se han quedado sienten que su pasión se ha convertido en su última arma más potente. El arte en Ucrania es ahora una forma de resistencia

Natalya Dovgaya es la escenógrada de la compañía y apunta: "Esto es muy importante. Porque mira cuánta gente ha venido al teatro. La gente necesita distraerse. Especialmente cuando algunos ni siquiera tienen electricidad en casa, ni internet, ni conexión telefónica... este teatro es el único vínculo que tienen con el resto de la sociedad".

Con 3 o 4 funciones a la semana, muchas de ellas con las entradas agotadas, La Ópera de Odesa espera seguir siendo un refugio seguro para los que quieren olvidarse de la muerte y la destrucción que rodea a este lugar aunque sea por un rato.

Viktoria Solovyeva es otra de sus bailarinas y señala: "Todavía tengo miedo de lo que pueda pasar en el futuro. Pero confiamos en un final feliz. Creemos en que vamos a ganar".