Mahmud Abbas considera una "agresión" la ley israelí que legaliza asentamientos en Cisjordania