This content is not available in your region

Olaf Scholz defiende una Unión Europea "fuerte y soberana"

Access to the comments Comentarios
Por Pedro Sacadura  & Ana Lázaro
Olaf Scholz defiende una Unión Europea "fuerte y soberana"
Derechos de autor  TOBIAS SCHWARZ/AFP   -  

El nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, ha querido mostrar su europeísmo con una visita a Bruselas apenas dos días después de su investidura.

Allí se ha encontrado con la también alemana y presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Y a pesar de que pertenecen a partidos políticos diferentes, han mostrado su deseo de trabajar juntos.

"Queremos garantizar una Unión Europea fuerte y soberana, y eso significa que necesitamos una estrategia estrechamente coordinada en lo que respecta a la política exterior", ha explicado Scholz en rueda de prensa. "La gran ambición ahora es garantizar que la seguridad y la defensa en Europa pueden tener éxito, y también que no se tolerará ninguna amenaza contra un país individual. Estamos profundamente preocupados por los acontecimientos que se están produciendo a lo largo de la frontera entre Ucrania y Rusia".

Pero este no es el único frente abierto. Para Alemania también es una prioridad la lucha contra la pandemia y sus consecuencias económicas. Así como combatir el cambio climático, un ámbito en el que podría chocar con Francia.

"Creo que esta será una de las primeras pruebas que va a tener que afrontar el eje franco-alemán. Y será interesante ver cómo se posiciona Bruselas", afirma Guntram Wolff, director del instituto Bruegel. "Francia está claramente comprometida con la energía nuclear. Argumenta que no emite gases de efecto invernadero y que, por tanto, debería ser considerada como una tecnología verde. Alemania, por el contrario, está claramente comprometida con la eliminación de la energía nuclear".

La gira europea de Scholz también incluye una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Un encuentro clave para afrontar el despliegue de tropas rusas en la frontera ucraniana. Sin duda, el primer gran desafío del nuevo gobierno alemán en materia de política exterior.