This content is not available in your region

¿Qué tipo de energía es la que más usan los países europeos?

Access to the comments Comentarios
Por Christopher Pitchers
¿Qué tipo de energía es la que más usan los países europeos?
Derechos de autor  Stefan Puchner/(c) Copyright 2021, dpa (www.dpa.de). Alle Rechte vorbehalten   -  

La última propuesta de la Comisión Europea de etiquetar el gas natural y la energía nuclear como verdes bajo la llamada taxonomía de la UE ha reabierto grietas dentro del bloque sobre lo que deberían considerarse fuentes de energía sostenibles.

El año pasado, cuando Bruselas introdujo la taxonomía de la UE, un reglamento técnico que identifica las actividades que contribuyen a la transición verde, el gas natural y la energía nuclear estaban notablemente ausentes.

Ahora, con la propuesta de la Comisión de su inclusión en su sistema de clasificación, se ha reactivado el debate sobre como de verdes son estas fuentes de energía.

El gas natural representó el 22,3% de la combinación energética de la UE en 2019, y la energía nuclear representó el 13,1% según Eurostat, pero su uso varía en cada estado miembro.

Analizamos de qué fuentes de energía dependen más los países europeos.

Francia

Dado que se dice que París está presionando mucho para que la energía nuclear sea etiquetada como verde, no debería sorprender que sea la fuente de energía primaria de Francia, representando el 41,1% en 2019. El gas natural ocupó el tercer lugar con una participación del 14,8%, detrás derivados del petróleo como el crudo, que constituía el 31,2% del mix energético del país. Los combustibles fósiles sólidos, como el carbón, fueron los que menos se utilizaron con alrededor del 3,6%, con la energía renovable justo por delante con el 11,2%.

Alemania

El Estado miembro más grande de la UE y el mayor contaminador dice que la energía nuclear no debe considerarse ecológica, pero muchos dentro del gobierno de coalición alemán quieren que el gas se incluya como parte de la transición del bloque hacia las energías renovables. Al igual que con Francia, no sorprende que el gas natural constituya el 24,4% de la combinación energética del país en 2019, solo por detrás de los productos petrolíferos colocados en primer lugar con un 36%. La energía nuclear en Alemania es la fuente menos utilizada (6,2%), y se espera que todas las plantas nucleares cierren en 2022. Las energías renovables ocuparon el cuarto lugar (14,6%), detrás de los combustibles fósiles sólidos con un 19,6%.

Italia

El gas natural representó más de un tercio de la energía total disponible en Italia (38,6%) en 2019, uno de los principales usuarios de esta fuente de energía en la UE. La energía nuclear, por otro lado, ni siquiera ha sido usada en el país, después de que Italia eliminase gradualmente su uso tras el desastre del reactor de Chernobyl a finales de la década de 1980. Sin embargo, la energía renovable representó el 18,7%, muy por detrás de los derivados del petróleo, en segundo lugar, que representaron el 35,9% de la combinación energética de Italia.

España

Madrid se opone frontalmente a los planes de Bruselas de incluir la energía nuclear y el gas natural en su taxonomía verde, y cree que envía un mensaje equivocado y "no tiene sentido". El uso de ambas energías en España se situó respectivamente en el 11,4% y el 23,1% en 2019, pero con planes para eliminar la energía nuclear en 2035 y aumentar el uso de energías renovables desde el 13,7% actual, se espera que esta proporción aumente significativamente en los próximos años. Sin embargo, el país tendrá la difícil tarea de alejarse de los productos derivados del petróleo como el crudo, que representó casi la mitad de su mix energético (47,2%).

Portugal

Al igual que Italia, Portugal no tiene reactores nucleares y sigue oponiéndose a cualquier expansión de la tecnología. Sin embargo, el uso de gas natural representó más de una quinta parte de la cartera de energía del país en 2019 (21,3%), y las energías renovables representan casi una cuarta parte de la mezcla de Portugal (24,4%). Sin embargo, al igual que en España, los productos derivados del petróleo alcanzaron un nivel muy alto (47,4%), lo que demuestra lo difícil que será reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Todos los datos proceden de Eurostat.