This content is not available in your region

Los precios de los alimentos ya estaban en niveles récord antes de la guerra

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Los precios de los alimentos ya estaban en niveles récord antes de la guerra
Derechos de autor  Euronews   -  

Cuando el ejército ruso atacó Ucrania el 24 de febrero, los precios de los alimentos en todo el mundo ya estaban en niveles récord y es probable que la guerra haga que aumenten aún más. Los precios mundiales de los alimentos alcanzaron un máximo histórico en febrero, subiendo un 24 % más que en el mismo período del año anterior, tras un aumento mensual del 4 %.

La zona del euro no se ha librado de que los precios de los alimentos, el alcohol y el tabaco subieran un 4,1 % intermensual en febrero, tras un aumento del 3,5 % en enero.

Estos fuertes aumentos se han atribuido a varios factores, principalmente a la energía y el transporte. El coste de ambos se disparó durante el año pasado por la demanda de gas natural y el transporte superando con creces la oferta a medida que las economías de todo el mundo se recuperaban de la Covid-19

Después Rusia invadió a su vecino. Moscú alega falsamente que el ataque era necesario para evitar el genocidio por parte de las autoridades ucranianas en el este del país, y la reacción en los mercados fue inmediata. Los precios del trigo subieron un 50%.

Ucrania y Rusia son conocidas como el granero del mundo, y producen alrededor del 30% de productos alimenticios como el trigo y el maíz. Solo Ucrania, un país 28 veces más pequeño que Rusia, proporciona el 16% y el 12% del trigo y el maíz del mundo, respectivamente.

Dos semanas después del inicio del conflicto, Kiev tomó la decisión de prohibir las exportaciones de alimentos básicos, priorizando la alimentación de su población a medida que se desencadenaba una crisis humanitaria, exacerbada por repetidas violaciones del alto el fuego que hacían imposible que los convoyes de ayuda llegaran a ciudades clave. Desde entonces, Rusia ha hecho lo mismo, prohibiendo las exportaciones de trigo a algunos países vecinos hasta finales de junio.

Sin problemas de desabastecimiento en Europa

"No creo que vayamos a ver estantes vacíos de nigún producto alimenticio en Europa, y la razón es, en primer lugar, que no estamos importando trigo de Ucrania o Rusia, o al menos no en grandes cantidades", dijo el Dr. Matin Qaim, profesor de economía agrícola y director del Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad de Bonn, a Euronews.

"Estamos importando maíz de Ucrania y se usa principalmente como alimento para animales, por lo que es algo que podremos notar", agregó. Además, nuestra producción de alimentos está muy mecanizada, por lo que el precio de las materias primas juega un papel menor en el precio del producto terminado.

"En una barra de pan horneada industrialmente que pueda comprar en un supermercado, la participación del trigo en el precio de la barra de pan final puede ser inferior al 10%", explicó el Dr. Qaim.

"Eso significa que si el precio del trigo aumenta, verá que la barra de pan se vuelve unos céntimos más cara", agregó. Aunque eso no protegerá a los europeos del aumento del precio de los alimentos.

"Obviamente, hay muchos otros componentes, como los costes de energía y mano de obra, el coste de la maquinaria, el coste del transporte, el coste de la marca, el empaquetado de los productos, todo esto influye. Y eso significa que cuando el precio del trigo se duplique, y ahora ya es el doble del nivel a que solía estar hace dos años, eso no significa que el precio del pan se duplicará en nuestro entorno”, enfatizó.

Se avecinan 'precios muy altos en los alimentos'

Los precios de los alimentos se fijan a nivel internacional y con Ucrania y Rusia tirando de sus exportaciones por ahora, esto seguirá teniendo un impacto. La duración del impacto dependerá de la duración de la guerra y del estado de las infraestructuras una vez se calme la situación.

Las autoridades ucranianas han acusado a Rusia de apuntar deliberadamente a instalaciones agrícolas y los puertos del Mar Negro, un enclave comercial clave para el trigo, ya han sufrido graves daños.

También existe incertidumbre sobre las exportaciones de Rusia. ¿Impedirán las sanciones comerciales impuestas por los países occidentales las exportaciones importantes? ¿Y el liderazgo de Rusia permitirá que las exportaciones se realicen en lugar de extender su prohibición a más países y durante todo el año?

"Los precios de los alimentos son muy altos y el trigo y el pan de trigo son el principal alimento básico para la población rusa. La gente en Rusia es bastante pobre y si los precios del pan realmente suben, entonces puede haber disturbios. Y eso es algo que (el presidente ruso Vladímir ) Putin trata de evitar", destacó Qaim.

Es probable que una mayor incertidumbre sobre lo que harán otros países para proteger a su propia población del aumento de los precios o para beneficiarse de su aumento agrave el problema. Por ejemplo, **Argentina, uno de los mayores exportadores de productos de soja del mundo, ya ha anunciado que suspenderá las exportaciones. **Todo eso _“significa que en este año 2022, probablemente viviremos con precios de alimentos altos y muy altos_”, enfatizó Qaim.

La UE 'debe desarrollar la resiliencia de los sistemas alimentarios'

El Banco Central Europeo ya ha actualizado su pronóstico de inflación para este año. Ahora espera que la inflación para 2022 alcance el 5,1%. Señaló que se espera que los precios de la energía se mantengan altos y que otros productos básicos, incluidos alimentos y metales, "también podrían verse gravemente afectados por el conflicto dado el papel de Rusia y Ucrania en el suministro mundial de estos productos básicos".

Advirtió que la inflación de los alimentos "se mantendrá alta durante todo 2022, debido a los altos precios de las materias primas y los aumentos extraordinarios en los precios del gas y la electricidad, que representan alrededor del 90% de los costes totales de energía de la industria de alimentos procesados ​​y son un factor importante para la producción de fertilizantes".

Algunos actores de la industria europea ya han hecho sonar la alarma, incluida la Asociación Nacional de Industrias Alimentarias de Francia (ANIA), que exigió a principios de este mes que el gobierno brinde apoyo al sector para mitigar el impacto que la guerra tiene en los precios y los suministros.

Un portavoz de la UE admitió a Euronews que "es probable que los próximos meses planteen desafíos para nuestro sistema agroalimentario".

"En esta etapa, no existe una amenaza inmediata para la seguridad alimentaria en la UE, ya que la UE es un gran productor y un exportador neto de cereales. El impacto inmediato radica más bien en el aumento de los costos a lo largo de la cadena de suministro de alimentos, la interrupción del comercio flujos desde y hacia Ucrania y Rusia, así como sus impactos en la seguridad alimentaria mundial".

"A corto plazo, el desafío proviene del aumento de los precios de los insumos, como la energía, los fertilizantes y los piensos, y el impacto del aumento de los precios de los alimentos en la sociedad. A medio plazo, necesitamos una agricultura sostenible, productiva y resiliente, basada en las estrategias Farm to Fork y Biodiversidad", agregaron.

La Comisión está trabajando actualmente en la identificación de medidas a corto y largo plazo que puede implementar para aumentar la resiliencia de los sistemas alimentarios del bloque**. Está prevista provisionalmente una Comunicación a tal efecto para el 23 de marzo.**