Ucrania reúne pruebas de crímenes de guerra

Access to the comments Comentarios
Por Shona Murray
Ukrainian ombudswoman for human rights Lyudmila Denisova
Ukrainian ombudswoman for human rights Lyudmila Denisova   -   Derechos de autor  Alexander Zemlianichenko/The Associated Press

Ucrania está acumulando evidencias de los crímenes de guerra cometidos por Rusia dentro de su territorio. La comisaria de Derechos Humanos del Parlamento de Ucrania, Lyudmila Denisova, ha estado en Bruselas para dar a conocer a las instituciones europeas las atrocidades que están teniendo lugar en su país, algo que Rusia niega.

Asegura que más de 400 mil ucranianos han sido desplazados a la fuerza por Rusia y transportados a territorio ruso desde principios de febrero. "Nuestros ciudadanos fueron deportados de nuestro territorio a su territorio. Fueron en contra de su voluntad, fueron llevados por la fuerza primero a un campo de filtración en la región de Donetsk. Tras esto, fueron transportados a Rusia en autobús. Luego, en tren a diferentes lugares... incluidas regiones deprimidas de la federación rusa, incluida Sajalín", ha lamentado Denisova.

La comisaria asegura que el gobierno ucraniano también está reuniendo pruebas de los crímenes de guerra. Apunta que en más de un mes de guerra, ni siquiera ha habido un corredor humanitario viable. Acusa a Rusia de robar los uniformes de los soldados ucranianos y usarlos para cometer delitos y de atacar a civiles y bienes civiles. Y dice que las atrocidades en Mariúpol son genocidas. “La situación en Mairúpol es difícil y no está cambiando. La mayoría de los edificios han sido destruidos por bombas y bombardeos. Más de 20.000 habitantes han sido asesinados”, dice Denisova.

El coordinador de la ONU para Ucrania, Amin Awad, ha calificado la situación en Mariupol como un “infierno”. Los civiles están bajo constante amenaza de violencia y no tienen acceso a agua ni alimentos. Mientras tanto, Vladimir Putin le ha asegurado al presidente francés, Emmanuel Macron, que los bombardeos continuarán hasta que la población se rinda.