This content is not available in your region

Encontrar un hogar propio, el difícil objetivo de los refugiados ucranianos en Europa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Los refugiados ucranianos, en busca de un hogar propio en Europa
Los refugiados ucranianos, en busca de un hogar propio en Europa   -   Derechos de autor  يورونيوز

Muchos de los ucranianos que escaparon de la guerra para refugiarse en Bélgica, luchan ahora por encontrar un lugar donde vivir.

Irina Slota tuvo que dejar su casa en Bucha en menos de media hora, y hoy no tiene más que gratitud hacia la familia que la acoge en su hogar desde hace tres meses. Ahora entiende que ha llegado el momento de devolver a esta gente su intimidad y de independizarse, pero alquilar un apartamento se antoja una misión imposible. Lleva cinco semanas buscando casa, y de momento, nada.

"Cuando llamo a las agencias me preguntan quién soy y de dónde vengo, y cuando escuchan que soy ucraniana y que soy una persona protegida temporalmente, sin contrato, no quieren saber nada", explica Irina.

Irina no es la única con este problema. Tetiana Dziuba y su hija tuvieron que alojarse en un monasterio y también han tenido que hacer frente a todo tipo de problemas. Tetiana se siente afortunada, ya que su familia de acogida le da tiempo para buscar un apartamento. Pero sabe que las cosas pueden ponerse feas.

"Buscamos un apartamento, pero eran muy caros. Gracias al Gobierno belga y a los belgas, se nos da algo de dinero para comprar comida. Pero si alquilamos un apartamento, no tendríamos para comer".

Fondos insuficientes

Actualmente hay en Bélgica cerca de 50.000 refugiados ucranianos. Y si la guerra continúa, habrá más, pudiendo llegar hasta los 80.000. Las autoridades reconocen que es difícil pedir a las familias que sigan acogiendo a desconocidos durante mucho tiempo.

Pierre Verbeeren es el coordinador de Ucrania para el Gobierno de Bélgica y la Comisión Europea: "Un mes está bien. Dos, es más complicado", nos explica. "Y el tercer mes es más difícil aún, por lo que hay que encontrar nuevos proveedores, o soluciones de alojamiento más parecidas a centros de acogida para refugiados, que no son lo que los ucranianos desean. Los ucranianos desean un alojamiento normal, no un centro de acogida para refugiados".

Aunque la Unión Europea ha pagado más de 3.500 millones de euros en anticipos a los Estados miembro para ayudarles a gestionar la llegada de Ucranianos, este dinero no es suficiente, y muchas de estas personas vuelven a casa, a pesar de que ahí la guerra continúa.