Austria llevará a la justicia el lavado de imagen verde del gas y la nuclear de Bruselas

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Protestas contra la taxonomía ante el Parlamento Europeo.
Protestas contra la taxonomía ante el Parlamento Europeo.   -   Derechos de autor  AP Photo/Jean-Francois Badias

Austria quiere que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre si la Comisión Europea estaba autorizada a emitir un acto delegado para etiquetar el gas y la energía nuclear como verdes, ha asegurado este miércoles la ministra de Medio Ambiente del país.

El controvertido plan de la Comisión Europea de incluir el gas y la energía nuclear en su taxonomía -una clasificación prevista por la UE para dar claridad al sector financiero sobre qué actividades económicas pueden considerarse sostenibles- fue aprobado por los eurodiputados la semana pasada, e inmediatamente Austria anunció que impugnará la votación en los tribunales.

En declaraciones desde Luxemburgo antes de una reunión informal de los ministros de Medio Ambiente de la UE este miércoles, Leonore Gewessler subrayó que "desde el principio, Austria se ha opuesto firmemente a que se incluyera el gas fósil y la energía nuclear en la taxonomía".

"Presentaremos una demanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para impedir que este lavado de imagen verde, no puedo llamarlo de otra manera, entre en vigor".

"Hay un plazo legal de dos meses tras la entrada en vigor que está ahí para presentar la demanda de anulación de la legislación según los tratados", explicó, y añadió: "Por supuesto, respetaremos este plazo".

Luxemburgo también ha anunciado que recurrirá a los tribunales por esta cuestión, pero Gewessler asseguró que otros Estados miembros también podrían unirse. "Varios Estados han sido muy críticos, y también muy francos, en sus críticas sobre el acto delegado, por lo que también buscaremos más aliados en la demanda", dijo a los periodistas.

Las ONG medioambientales, entre las que se encuentran Greenpeace y WWF, también han condenado la votación del Parlamento Europeo. Greenpeace también está estudiando la posibilidad de presentar un recurso judicial.

Los opositores argumentan que añadir el gas y la energía nuclear como sostenibles podría llevar a que se inviertan miles de millones de euros en estas dos energías  en lugar de en las renovables u otras tecnologías verdes, lo que a su vez pondría en peligro los compromisos adquiridos en el Acuerdo Climático de París, así como la Ley Europea del Clima.

Estos prevén que el bloque se convierta en el primer continente neutro en carbono del mundo para 2050 y que reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990.

La taxonomía, subrayó el miércoles la ministra austriaca de Medio Ambiente, es "una herramienta en la que los mercados financieros, los inversores, la gente corriente que quiere invertir su dinero en algo bueno y útil y verde y respetuoso con el clima, necesitan tener la certeza de que allí donde hay una etiqueta verde, se trata de proyectos verdaderamente verdes".

"Así que ni el gas fósil ni la energía nuclear cumplen los criterios para ser inversiones realmente verdes. Y también nos preguntamos si la Comisión tiene poder para regular esto en un acto delegado, y todo esto se pondrá en la demanda", concluyó.