This content is not available in your region

La reducción de emisiones de nitrógeno, un serio problema para los ganaderos neerlandeses

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Jan Arie Koorevaar, Dutch dairy farmer
Jan Arie Koorevaar, Dutch dairy farmer   -   Derechos de autor  Spencer Ransson, Euronews

Como todos los agricultores neerlandeses, Jan Arie Koorevaar se encuentra hoy por hoy en una situación muy delicada. La razón, el plan del Gobierno de Países Bajos de reducir las emisiones de nitrógeno y amoníaco en un 50 por ciento para 2030, con el fin de combatir con ello el cambio climático. 

Jan Arie dirige una granja con 120 vacas en 95 hectáreas. Y los números no le cuadran: "Estoy convirtiendo mi granja en una granja ecológica. Así que se podría decir que estoy haciendo las cosas bien. Pero aún así, tengo grandes dudas. No sé si ha sido suficiente. Yo creo que he hecho bien las cosas, pero no sé si eso es suficiente. Y actualmente todos los agricultores tampoco saben si han hecho lo suficiente o no", denuncia Jan Crie.

Con 53.000 explotaciones y una producción intensiva, Países Bajos es el segundo exportador agrícola del mundo. El 10 por ciento de la economía nacional depende de este sector. Si el plan se aplica al pie de la letra, las explotaciones tendrán que reducir sus emisiones en un 70 por ciento, o incluso más según algunas estimaciones. 

En otras palabras, significaría el fin para algunos agricultores que tendrían que reducir sensiblemente su ganado, importante emisor de nitrógeno debido al estiércol y los fertilizantes artificiales utilizados.

"Todos los agricultores pueden enfrentarse a la expropiación en este momento", alerta Jan Arie. "Es una situación estúpida. No se fijan en mí, sino en la reducción total del nitrógeno. Un algoritmo determina un mapa que dice: "bueno, Jan Arie, tú tendrás que reducir un 47 por ciento, y otro agricultor un 70, y otro un 95".

Las manifestaciones se han multiplicado en las últimas semanas para denunciar el plan del Gobierno neerlandés, y algunas de esas protestas han derivado incluso en enfrentamientos con la Policía. El principal sindicato de agricultores, LTO, se ha distanciado de estas manifestaciones, aunque no duda en cuestionar el plan de las autoridades:

"El Gobierno tiene objetivos poco realistas, la reducción del 50 por ciento en 2030 perjudicará el futuro de la agricultura en Países Bajos, pero también el futuro social, económico y cultural del campo neerlandés en general", explica desde LTO su portavoz, Wytse Sonnema.

Se teme que el plan del Gobierno neerlandés pueda ser precursor de otros anuncios de reducción de emisiones en diferentes sectores como la aviación, el transporte o la construcción de carreteras.