Cumbre Europea: Los líderes se reúnen para contener los precios de la energía

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
Se espera que la cumbre se extienda la noche del jueves.
Se espera que la cumbre se extienda la noche del jueves.   -   Derechos de autor  FRANCOIS LENOIR/

Los líderes de la UE se reúnen en Bruselas para celebrar una cumbre de dos días en la que uno de los puntos principales es la crisis energética. Los 27 Jefes de Gobierno y de Estado debatirán un nuevo paquete de medidas de emergencia presentado esta semana por la Comisión Europea, el segundo de este tipo en dos meses.

Por primera vez, el paquete incluye la disposición de un tope en toda la UE para controlar los altos precios del gas, pero la medida, que aún está en fase de desarrollo, sólo se activaría en casos de extrema volatilidad y especulación en el mercado.

El tope de precios sería dinámico y actuaría como un techo máximo para las transacciones en el Fondo Holandés de Transferencia de Títulos (TTF), el principal centro europeo de comercio de gas, y otros centros similares.

"Ha llegado el momento", dijola presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al presentar la propuesta hace unos días."Es importante avanzar con una señal clara de que estamos dispuestos a ser socios fiables en el mercado, pero ya no a cualquier precio".

La medida, aunque innovadora, se queda corta respecto a la limitación de precios más amplia exigida el mes pasado por un grupo de 15 Estados miembros, entre ellos Francia, Italia y España. Su propuesta limitaría artificialmente el precio de todas las importaciones de gas que entren en el bloque y de todas las transacciones de gas que se realicen.

Pero no todos los países están de acuerdo. Uno de ellos es Países Bajos, que considera que ya se ha hecho suficiente y la situación en los mercados se está revirtiendo. "Creo que ya hemos acordado muchas soluciones prácticas y vemos que los precios del gas son mucho más bajos que hace un par de meses. En estos momentos, incluso el GNL es más caro en Asia, según leímos anoche en el Financial Times, que en Europa, y vemos que cada vez hay más diferencia entre los precios del GNL entre Asia y Europa", ha asegurado su primer ministro, Mark Rutte.

Sin embargo, Von der Leyen ha dejado la puerta abierta a un límite más específico que se aplicaría únicamente al gas utilizado para la generación de electricidad. España y Portugal ya han introducido un modelo de este tipo, que se basa en un programa de subvenciones masivas que cubre la diferencia entre el precio del gas al por mayor y el tope establecido por el Estado.

Pero extender la conocida como excepción ibérica a toda la UE conlleva múltiples riesgos. Siguen existiendo dudas. Funcionarios y diplomáticos de la UE reconocen que aún quedan por resolver varias cuestiones clave, como el coste financiero de un programa de ayudas estatales en toda la UE, las posibles fugas de energía barata subvencionada fuera de las fronteras del bloque y el más que probable aumento del consumo de gas una vez que se limiten los precios.

"No tenemos ni idea de si el modelo ibérico funcionará en otros lugares", dijo un alto diplomático de la UE, que habló bajo condición de anonimato. "Sea cual sea la medida que tomemos, debemos estar seguros de cuál va a ser el impacto".

Además de los topes de precios, el último paquete de la Comisión Europea incluye otras medidas que parecen contar con un mayor consenso en todo el espectro político, como las compras conjuntas de gas para garantizar precios más bajos, un nuevo punto de referencia dedicado al gas natural licuado (GNL) y normas de solidaridad para garantizar que los Estados miembros se ayuden mutuamente si sufren una grave escasez de gas.

El debate sobre la energía se prevé acalorado, ya que los Estados miembros tienen opiniones divergentes sobre cómo frenar los precios del gas al tiempo que se preserva la seguridad del suministro. Debido a la complejidad del tema, los líderes de la UE se verán obligados a entrar en detalles muy técnicos, algo poco habitual en las cumbres de alto nivel.

"Un tope de precios inteligente no obstaculiza el suministro si se aplica bien", dijo un diplomático de un país occidental.

Otro punto de fricción será la idea de emitir deuda común de la UE para amortiguar el doloroso impacto de la crisis energética. Este tipo de respuesta colectiva se acordó durante la crisis del coronavirus y dio lugar a un histórico fondo de recuperación de 750.000 millones de euros, compuesto por subvenciones y préstamos a bajo interés.

Algunos países desconfían de la posible fragmentación del mercado único si las capitales siguen aplicando soluciones descoordinadas y aisladas. El sorprendente programa de ayuda de 200.000 millones de euros de Alemania avivó estas preocupaciones y arrojó luz sobre la brecha existente entre los Estados ricos y los endeudados.

"Los debates son intensos, pero no se trata de un país contra otro. Todo el mundo tiene dudas y son legítimas", dijo un diplomático de un Estado del Sur.

Los funcionarios también señalan el hecho de que aún quedan más de 200.000 millones de euros sin utilizar del fondo COVID-19, que la Comisión quiere transformar en un nuevo plan para reducir la dependencia de los combustibles fósiles rusos.

Además de la energía, los líderes de la UE debatirán la preocupante evolución de la economía del bloque, la reciente evolución de la guerra de Rusia en Ucrania y las relaciones entre la UE y China. El jueves, el Presidente ucraniano Volodímir Zelenski se ha dirigido virtualmente a los jefes de gobierno y de Estado.

La atención se centrará también en Irán, ya que este país sigue proporcionando al ejército ruso aviones no tripulados kamikaze y entrenamiento militar. Rusia ha utilizado supuestamente los drones en ataques contra las infraestructuras esenciales de Ucrania.

La escalada ha acelerado nuevas balsas de sanciones de la UE contra Irán y ha sentado las bases para un noveno paquete de sanciones contra el Kremlin.

En un momento de la cumbre, los líderes de la UE se despedirán del Primer Ministro italiano Mario Draghi, un tecnócrata muy respetado que se espera que sea sustituido pronto por la líder de extrema derecha Giorgia Meloni.