EEUU y la UE ¿Al borde de una nueva guerra comercial?

Access to the comments Comentarios
Por Stefan Grobe
Joe Biden ha puesto sobre la mesa la Ley de Reducción de la Inflación.
Joe Biden ha puesto sobre la mesa la Ley de Reducción de la Inflación.   -   Derechos de autor  Cleared

La enésima guerra comercial entre Estados Unidos y Europa está apunto de estallar. Y está vez lleva el nombre de Joe Biden y su impulso para proteger los intereses comerciales estadounidenses. Algo que ha creado graves fricciones con sus aliados europeos.

La "Ley de Reducción de la Inflación" (IRA, por sus siglas en inglés) que el Congreso aprobó a principios de este año subvenciona las tecnologías verdes fabricadas en Estados Unidos como los coches eléctricos, las industrias de alto consumo energético y las energías renovables, por valor de 370.000 millones de dólares.

Bruselas teme que las empresas europeas se vean excluidas del mercado estadounidense y considera que es una vulneración de las normas comerciales internacionales. "Lo que pedimos es equidad, queremos y esperamos que las empresas y exportaciones europeas sean tratadas de la misma manera en Estados Unidos que las empresas y exportaciones estadounidenses en Europa", ha defendido el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

El IRA entrará en vigor en enero. Desde hace meses, un grupo de trabajo conjunto de la UE y Estados Unidos lleva semanas negociando posibles excepciones para las empresas europeas.

De momento, parece que no hay acuerdo.

Los expertos son más que escépticos en cuanto a la posibilidad de llegar a un compromiso, ya que EE.UU. lleva mucho tiempo saltandose los principios del libre comercio. Por lo que creen que Europa debería responder de la misma manera, aunque implique riesgos. "Lo último que queremos hacer ahora, lo más tonto que podemos hacer, es iniciar una guerra comercial, porque estamos en una posición débil. Eso es una realidad. Lo que deberíamos hacer en su lugar, es permitir de manera específica y limitada un uso más indulgente de los subsidios, las subvenciones públicas hacia la transición verde para garantizar que se produzca lo antes posible y para garantizar que las empresas europeas sean capaces de competir plenamente también a nivel internacional", ha asegurado el analista del German Marshall Fund, Jacob Kirkegaard.

Sin embargo, estas contramedidas europeas son políticamente peligrosas. La UE es ahora muy dependiente de Estados Unidos en lo que respecta a las armas para Ucrania y al suministro de Gas Natural Licuado (GNL) para sustitir los envíos de energía de Rusia.