This content is not available in your region

El dilema que afecta a 35 millones de europeos: comer o tener calefacción

Por Naomi Lloyd  & Euronews
euronews_icons_loading
El dilema que afecta a 35 millones de europeos: comer o tener calefacción
Derechos de autor  euronews

Mientras millones de europeos tienen que elegir desesperadamente entre comer o calentarse este invierno, Real Economy viaja a Bulgaria para ver cómo la financiación y el apoyo de la Unión Europea intentan ayudar a resolver la crisis de la pobreza energética que afecta a muchas partes de Europa.

El dilema de comer o tener calefacción

Se calcula que más de 35 millones de europeos no pueden mantener sus hogares calientes este invierno. Esto equivale a que toda la población de Grecia, Portugal, Hungría e Irlanda juntas tengan que decidir entre la calefacción y poner la comida en la mesa.

Las dos causas fundamentales de la pobreza energética son los bajos ingresos y el hecho de vivir en edificios con poca eficiencia energética.

El aumento de los precios de los combustibles en Europa en los últimos meses y la pandemia en curso han exacerbado la lucha, dificultando aún más el pago de las facturas. El derecho a acceder a servicios esenciales como la energía está consagrado en el Pilar Europeo de Derechos Sociales, una guía para reforzar los derechos sociales en la región.

La UE ha señalado las medidas que sugiere que los países pongan en marcha para mantener bajos los precios de los combustibles, entre ellas ayudas de emergencia a los ingresos y reducciones fiscales.

En Francia, el número de personas que recurren a los bancos de alimentos se ha disparado más de un 30% desde el inicio de la pandemia.

El panorama es similar en toda Europa, donde la gente lucha por pagar los alimentos y las crecientes facturas de energía. En Bulgaria, más de una cuarta parte de la población no puede permitirse calentar su casa, el nivel más alto de Europa, seguido de Lituania y Chipre.

"Son lentejas y patatas. No me puedo quejar. Sobrevivo"

Durante el invierno, las temperaturas caen regularmente bajo cero en Bulgaria. Encontrar el dinero para calentar la casa, especialmente para los más vulnerables que a menudo no pueden permitirse mantenerse calientes, puede ser una gran fuente de preocupación.

Los edificios mal aislados, los bajos ingresos y el aumento de los precios de la energía son las principales causas de la pobreza energética.

Kocherinovo es un pequeño pueblo de montaña en el oeste del país. Nikola, de 71 años, vive aquí solo. Recibe una pequeña pensión de unos 150 euros al mes, aproximadamente la mitad del salario mínimo. Nikola recibe un subsidio energético, pagado por el gobierno, y con ese dinero puede comprar leña para su estufa.

"En octubre recibí 520 levas por la leña, eso es para todo el invierno. 500 leva son cinco metros cúbicos. Compré ocho y el resto lo pagué de mi bolsillo. Un metro cúbico solía costar 75 levas, ahora cuesta 90, son 15 levas más".

El aumento de los precios de la energía ha tenido un impacto muy importante en el presupuesto de Nikola. Y aunque recibe ayuda médica y una bonificación de COVID para los jubilados, le cuesta pagar sus facturas, los medicamentos y la comida.

Fondo europeo FEAD

Por eso, Nikola también recibe una comida todos los días gracias al programa denominado "un almuerzo caliente para el alma". La iniciativa está financiada por el FEAD, el Fondo de Ayuda Europea a los Más Necesitados.

En 2020, más de 15 millones de europeos como Nikola se beneficiaron de la ayuda alimentaria gracias al fondo europeo FEAD. Evelina, de 62 años, vive en el mismo pueblo. A pesar de una discapacidad, cuida sola de sus padres.

Sus pensiones no son suficientes para cubrir los gastos de la familia, así que recibe varias prestaciones estatales que le permiten llegar a fin de mes.

"Recibo ayuda para la comida y la calefacción y también hay un asistente que viene a ayudarme. Es mucho mejor, al menos ahora no tengo que cocinar".
"El precio de la energía es una parte importante del coste de la vida en Bulgaria, especialmente para los hogares más pobres. En 2018, representaba alrededor del 16% del gasto, mientras que en Suecia el coste medio de la energía era de alrededor del 5%.

Evelina ha podido ahorrar algo de dinero comprando una estufa más eficiente energéticamente. Quema pellets en lugar de madera. 


Una combinación de ayudas nacionales y europeas, como la iniciativa "Almuerzo caliente para el alma", que también reciben Evelina y su familia, es una de las principales formas en que el programa Fondo Social Europeo Plus trata de atajar la pobreza energética, y la pobreza en general. 



Andriana Sukova, Directora General Adjunta de la Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión de la Comisión Europea, afirma que esta ayuda combinada es vital.

"Se ha demostrado que es muy importante para las personas pobres que la ayuda alimentaria y material básica que se proporciona a través del programa FEAD esté también bien acompañada por políticas nacionales y medidas nacionales, que reduzcan la carga a los ingresos personales de las personas pobres, para mantener sus casas calientes o comprar los medicamentos que necesitan las personas mayores, y mantener una vida equilibrada y razonable".

En el punto de mira: La crisis energética de Europa

Para saber más sobre la actual crisis energética, Economía Real habló con Thomas Pellerin-Carlin, Director del Centro de Energía Jacques Delors.

¿Cómo podemos estar en una situación en Europa en la que millones de personas no pueden permitirse calentar sus casas?

Absolutamente. Y esto es el resultado de las decisiones que hemos tomado en el pasado, que son decisiones de construir un sistema ineficiente que se basa en el uso de combustibles fósiles. Y por ello, resulta que estamos en una situación en la que decenas de millones de europeos no pueden calentar adecuadamente sus hogares. Esto se agrava cada vez que tenemos una crisis de los combustibles fósiles y una sacudida de los precios de los mismos.

Muchos países europeos han puesto en marcha medidas de ayuda. ¿Qué diferencia están logrando?

Sabemos que los países que mejor lo están haciendo son claramente los que tienen políticas que incentivan el cambio a las energías renovables y el cambio a la eficiencia. La pobreza energética es más grave en el sur de Europa, lo que resulta un poco contradictorio. Se podría imaginar que cuanto más frío es el país, peor es la pobreza energética, pero en realidad es al revés. 

Y es que la pobreza energética no es el resultado de la geografía o la naturaleza, sino de las decisiones políticas. Si a Suecia le va bien ahora, no es por culpa del actual gobierno sueco, sino por 30 años de inversión sueca en la renovación de viviendas, en el desarrollo de sistemas de calefacción renovables.

En su opinión, ¿qué hay que hacer a nivel europeo?

Para mí hay tres cosas. Una parte del "Green Deal" europeo, en nuestra opinión en el Instituto Jacques Delors, debería consistir en asegurar que cada familia pueda calentar adecuadamente su casa en invierno. Ese debería ser un objetivo político ante todo. ¿Cómo lo ponemos en práctica? En primer lugar, mediante la reglamentación. 

Eso significa que obligamos a renovar los edificios mal aislados cuando se alquilan o se venden. Y lo tercero es proporcionar financiación para apoyar ese tipo de renovación, especialmente para los países más pobres como Bulgaria. Y para eso hay una buena propuesta de la Comisión Europea, que es crear un fondo social para el clima, y eso sería un paso importante en la dirección correcta.

Periodista • Naomi Lloyd