This content is not available in your region

El cambio en el equilibrio de poder de los bancos centrales aumenta el riesgo de errores

El cambio en el equilibrio de poder de los bancos centrales aumenta el riesgo de errores
El cambio en el equilibrio de poder de los bancos centrales aumenta el riesgo de errores   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  
Por Reuters

<div> <p>Por Balazs Koranyi y William Schomberg</p> <p>FRÁNCFORT/LONDRES, 4 feb – En pocas semanas, el equilibrio de poder en los principales bancos centrales del mundo se ha inclinado hacia los partidarios de posturas conservadoras en lo económico, anunciando la mayor ola de endurecimiento de la política monetaria en años.</p> <p>Sin embargo, el rápido repliegue de las posturas más acomodaticias ante la altísima inflación aumenta el riesgo de un error de cálculo monetario, ya que los fundamentos económicos no cambian tan rápido como las percepciones de quienes deciden la política monetaria.</p> <p>El problema es que los bancos centrales están sometidos a la presión social y política de hacer frente a una subida de los precios que socava los ingresos de los hogares, erosiona la riqueza y domina el ámbito mediático.</p> <p>Pero la política monetaria es ineficaz para frenar las presiones de los precios a corto plazo, y las medidas que se tomen ahora sólo empezarán a surtir efecto cuando la inflación probablemente retroceda bruscamente de todos modos.</p> <p>Aun así, el Banco Central Europeo abrió la puerta el jueves a la posibilidad de subir tipos en 2022 y el Banco de Inglaterra los subió un cuarto de punto, con un sorprendentemente alto número de sus responsables presionando por una subida de tipos de interés excepcionalmente grande, de 50 puntos básicos.</p> <p>Estos movimientos se produjeron apenas unos días después de que la Reserva Federal de Estados Unidos anunciara una serie de subidas de tipos, la primera de las cuales se producirá probablemente el mes que viene, y a la que posiblemente seguirán otras tres este año.</p> <p>Mientras el <span class="caps">BCE</span> se une al grupo de los “halcones”, o partidarios de las políticas monetarias más restrictivas, el Banco de Japón sigue siendo, con mucho, el más atípico entre las principales economías, ya que ni siquiera contempla la posibilidad de endurecer su política monetaria, con la inflación del país manteniéndose por debajo de su objetivo.</p> <p>“Los bancos centrales no pueden ignorar algo que ha atraído tanta atención popular”, dijo Paul Donovan, economista de <span class="caps">UBS</span> Global Wealth Management.</p> <p>“El resultado ha sido un ballet bastante difícil, tratando de subrayar que todavía se dan cuenta de que la inflación es digna de atención, pero al mismo tiempo sugiriendo que no es un problema que requiera una respuesta monetaria urgente”, dijo. “Ninguno de los principales bancos centrales parece haber acertado con el ballet”.</p> <p>La jefa del <span class="caps">BCE</span>, Christine Lagarde, hizo el jueves un importante guiño a la consideración social.</p> <p>“Sabemos que la carga la soportan, en primer lugar, los más vulnerables, los más expuestos y los que se enfrentan a las dificultades cotidianas de tener que soportar precios más altos”, dijo. “Puedo asegurarles que esa preocupación fue generalizada y se dio en la mesa (del Consejo de Gobierno del <span class="caps">BCE</span>) a partes iguales”.</p> <p>¿ERROR?</p> <p>Sin duda, actuar pronto no es inútil.</p> <p>Unas medidas rápidas podrían evitar que la alta inflación se consolide si las empresas, cuyas decisiones salariales influyen en la evolución futura de los precios, creen que los bancos centrales no tolerarán desviaciones de su objetivo.</p> <p>La inflación es, sin duda, dolorosamente alta. En la zona euro, alcanzó un récord del 5,1% el mes pasado y aún podría subir más, mientras que en Reino Unido el pico podría superar el 7% a finales de este año.</p> <p>No obstante, la política monetaria no puede hacer nada contra los precios mundiales de las materias primas, como el petróleo, el gas y los cereales, que son los grandes motores de la inflación.</p> <p>Y la inflación retrocederá rápidamente desde su pico. En la zona euro, podría volver a situarse en torno al 2% hacia finales de año. En el Reino Unido podría tardar otro año en alcanzar el objetivo, pero la caída en el segundo semestre va a ser rápida.</p> <p>Dados estos límites a la eficacia de la política monetaria, el giro a favor de los “halcones” ha sido demasiado grande para algunos.</p> <p>“Los partidarios de posturas más expansivas han tirado la toalla”, dijo Bank of America.</p> <p>“El riesgo de que esto acabe siendo otro momento Trichet’ no es nulo”, dijo el banco, en referencia a las subidas de tipos del <span class="caps">BCE</span> en 2011 para atemperar un pequeño repunte de la inflación en vísperas de la crisis de deuda del bloque, posiblemente el mayor error de política monetaria en la historia de la institución.</p> <p>De hecho, un responsable de la política monetaria del <span class="caps">BCE</span>, que pidió no ser identificado, confirmó que los partidarios de las políticas monetarias más acomodaticias, que han sido mayoría durante más de una década, están disminuyendo en número.</p> <p>“En marzo (los ‘halcones’) serán probablemente mayoría y tendremos que tomar una decisión”, dijo. “Lo primero es acelerar la reducción de estímulos y sólo después nos plantearemos una subida de tipos”.</p> <p>Algunos también ven un riesgo similar en el Banco de Inglaterra.</p> <p>“El riesgo de que se produzca un error en la política monetaria probablemente esté aumentando”, dijo Daniel Vernazza, economista de UniCredit.</p> <p>El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, trató de moderar las expectativas, advirtiendo de que, aunque es posible que se produzcan nuevas subidas de tipos, los inversores no deberían “dejarse llevar” y subrayó el “muy difícil equilibrio” al que se enfrenta el banco central británico.</p> <p>Este mensaje fue contradictorio para algunos, ya que pareció que el banco intentaba atender varios intereses al mismo tiempo.</p> <p>“El banco parece estar atrapado entre el miedo a la reaparición de la década de los 70 y el temor a que se amplíe la desaceleración provocada por una reducción récord de la renta real disponible, lo que llevaría a la economía británica a la recesión”, señalaron los analistas de la consultora Evercore.</p> <p/> </div>