This content is not available in your region

Cohetes termobáricos: El arma más temible de Rusia que puede destruir una manzana de un solo disparo

Access to the comments Comentarios
Por Julie Gaubert  con AFP
El sistema de lanzallamas pesado ruso TOS-1 se dispara durante el Foro Técnico Militar Internacional Army-2018, 21/8/2018, Alabino, Rusia
El sistema de lanzallamas pesado ruso TOS-1 se dispara durante el Foro Técnico Militar Internacional Army-2018, 21/8/2018, Alabino, Rusia   -   Derechos de autor  Pavel Golovkin/Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved   -  

A medida que los combates en Ucrania se intensifican en sus ciudades más grandes, aumenta el temor de que una guerra de desgaste signifique una escalada de violencia y el uso de armas cada vez más mortíferas.

El sábado, un corresponsal de la CNN captó imágenes de lo que parecía ser un sistema pesado de lanzallamas TOS-1 que se transportaba a la frontera ucraniana cerca de la ciudad rusa de Belgorod.

Apodado "Buratino" en referencia a la versión rusa de Pinocho -por su nariz larga y puntiaguda- el TOS-1 es un lanzacohetes múltiple de 24 tubos de 220 mm y una de las armas más temibles del arsenal ruso.

Lo que más llamó la atención en las imágenes de la CNN fue el arma que se utiliza para lanzar el TOS-1: bombas de vacío, también conocidas como cohetes termobáricos.

¿Qué es un arma termobárica?

La palabra termobárica proviene de la combinación de las palabras griegas thermos, 'calor', y baros, que significa 'presión'. En la práctica, esta arma combina las ondas de choque y el vacío para producir una explosión de alta temperatura.

"Es un arma que, al explotar, va a liberar su explosivo -o su combustible- y va a crear un efecto de sobrepresión que va a terminar en una detonación mucho mayor y va a ser realmente devastadora por la onda expansiva", dijo a Euronews Next Jean-Marie Collin, experto y portavoz de ICAN Francia, la rama francesa de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares.

La necesidad de utilizar un arma de este tipo es "esta capacidad de crear una sobrepresión que creará un choque extremadamente fuerte", explicó.

El TOS-1 fue desplegado por primera vez por Rusia en Afganistán en la década de 1980 y, más recientemente, en Chechenia y Siria, diseñado para derribar infantería, búnkeres, fortificaciones y vehículos.

Puede convertir instantáneamente varias manzanas de la ciudad en escombros humeantes con un solo disparo.
Dave Majumdar
Editor de Defensa, The National Interest

Collin se remonta más atrás.

"Los primeros usos se remontan a la Segunda Guerra Mundial. Y también se ha utilizado bastante en las guerras, por desgracia, en Irak o Afganistán, muy probablemente también. Así que el uso de un arma termobárica es algo que, por desgracia, se utiliza en diferentes conflictos", dijo.

Aunque Estados Unidos también fabrica este tipo de armas, se cree que Rusia detonó la más grande hasta ahora en 2007, creando una explosión equivalente a 39,9 toneladas.

Ya en 2015, Dave Majumdar, editor de Defensa del sitio web The National Interest, explicaba que "Buratino puede arrasar un área de aproximadamente 200 m por 400 m con una sola salva. En otras palabras, puede convertir instantáneamente varias manzanas de una ciudad en escombros humeantes con un solo disparo".

¿Qué tan peligrosas son?

En febrero de 2000, un informe de Human Rights Watch dio la voz de alarma sobre el efecto devastador de las armas termobáricas, citando un estudio realizado por la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos.

"El mecanismo de muerte [de las explosiones] contra objetivos vivos es único y desagradable. (...) Lo que mata es la onda de presión y, sobre todo, la posterior rarefacción [vacío], que rompe los pulmones. (...) Si el combustible deflagra pero no detona, las víctimas sufrirán graves quemaduras y probablemente también inhalarán el combustible ardiendo", señala el estudio.

"Dado que los combustibles FAE más comunes, el óxido de etileno y el óxido de propileno, son altamente tóxicos, los FAE no detonados deberían resultar tan letales para el personal atrapado dentro de la nube como la mayoría de los agentes químicos".

El estudio describió que los síntomas podrían ser más peligrosos en espacios reducidos.

Los que están cerca del punto de ignición son arrasados. Los que están en la periferia pueden sufrir muchas lesiones internas, por lo tanto invisibles.
Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos

"Los que se encuentran cerca del punto de ignición quedan obliterados", detallaba el estudio. "Los que se encuentran en la periferia probablemente sufran muchas lesiones internas, por tanto invisibles, incluyendo la rotura de tímpanos y órganos del oído interno aplastados, conmociones cerebrales graves, rotura de pulmones y órganos internos, y posiblemente ceguera".

Para Collin, el impacto sigue siendo muy diferente al de una bomba nuclear.

"Un arma nuclear sigue siendo un arma de destrucción masiva cuyo uso tiene consecuencias duraderas, lo que no es el caso de un sistema de armas termobáricas o convencionales, aunque este sistema de armas puede obviamente crear muchos daños y destrucción", dijo a Euronews Next.

"Un arma nuclear es algo que realmente destruye toda la vida en el lugar donde se ha utilizado. Estamos hablando de una potencia que se multiplica por varias decenas".

Respuesta de la ICAN a la amenaza nuclear

La ICAN, ganadora del Premio Nobel en 2017, ha denunciado este domingo la invasión de Ucrania, calificándola de "juego peligroso" de Vladimir Putin.

"El presidente Putin está jugando un juego peligroso al poner las armas nucleares en alerta de combate. Nuestra campaña condena enérgicamente esta acción y pedimos un alto el fuego inmediato, así como la retirada de las fuerzas rusas de Ucrania", dijo Collin en un comunicado enviado a la AFP.

"El mundo se aproxima a una catástrofe nuclear, por lo que instamos a todos los Estados poseedores de armas nucleares a que retiren sus arsenales del estado de alerta y se abstengan de amenazar con utilizar sus arsenales", añadió.

La ICAN ha subrayado que "cualquier uso de armas nucleares causaría un sufrimiento humanitario catastrófico y las consecuencias - radiactivas, económicas y políticas - perjudicarán a la gente durante generaciones".